Deberías comerte un cactus

Desconfiabas de tanta espina y resulta que estas plantas tienen más beneficios de lo que podías imaginar. ¿Aún no te has comido un cactus? Aquí van unas cuantas razones para hacerlo.

Quiere a tu cerebro. Estas plantas amigas contienen flavonoides, sustancia antioxidante que mantiene a tu cerebro lejos de los radicales libres, algo que las células cerebrales agradecen enormemente.

Deberías comerte un cactus

Depúrate, amigo. Fuera impurezas a base de cactus. Ayudan a evitar la retención de líquidos y tienen mucha fibra, por lo que se eliminan gran cantidad de sustancias tóxicas y residuales.

Deberías comerte un cactus

Adiós al colesterol. La pectina, sustancia que se encuentra en el interior de las paredes de estas plantas, es un buen remedio para reducir los niveles de colesterol malo y mantener los del bueno. Otro puntazo.

Deberías comerte un cactus

No, azúcar no. Disminuye los niveles de azúcar, previniendo enfermedades como la diabetes, problemas de corazón y derrames cerebrales.

Deberías comerte un cactus

Quitarte la resaca. Despertarte el domingo y buscar a ciegas las gafas de sol para estar tirado en casa se puede acabar gracias a nuestros amigos los cactus, pues están cargados de vitaminas C, E, A, hierro y calcio.

Deberías comerte un cactus

Ve al baño sin problema ni vergüenza. Porque algunos cactus funcionan como el mejor de los laxantes. Y el resto ya te lo puedes imaginar.

Deberías comerte un cactus

Vitaminízate. Ya que a los cactus les sobran vitaminas por todas partes: A, C, K, E, B6, … A ver si la gripe tiene narices a acercarse.

Deberías comerte un cactus

Adelgaza con tu colega el cactus. Se ha convertido en uno de los elementos fundamentales de muchas dietas para adelgazar, ayudando a mantener una alimentación sana y equilibrada.

Deberías comerte un cactus

Por todo esto, y alguna cosa más, estas plantas nos molan tanto. Hazte colega de los cactus. Tú cuerpo lo agradecerá.

[td_smart_list_end]