La fabada es el plato por excelencia de la culinaria del Principado -de ahí que su nombre suela llevar el apellido «asturiana»- y una de las recetas más extendidas de la gastronomía española. Se suele elaborar (y decimos que suele ser así por aquello de que cada maestrillo tiene su librillo…) con fabes de la tierra, chorizo, morcilla y cerdo. Y aunque su ejecución a priori parezca sencilla, hacerla correctamente no es tan fácil: son muchos los factores pueden estropear el resultado, como desalar mal el compango.

Lee también: ¿Cuál es la mejor tortilla de patatas de supermercado?

Por eso, y también porque su preparación requiere de bastante tiempo, es habitual que muchos de nosotros optemos por comprarla ya preparada en formato lata. Pero, ¿tienen la misma calidad todas las que hay en los estantes de los supermercados? La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha querido resolver esta duda analizando 22 fabadas en conserva de distintas marcas. 

El veredicto: la mejor, la de Eroski

Para ello, diversos expertos han revisado el porcentaje de ingredientes que cada marca emplea, así como el origen de estos. Del mismo modo, también se ha tenido en cuenta la composición nutricional, es decir, su contenido en grasas, grasas saturadas, azúcares, proteínas, sal y fibra, además de la presencia de aditivos y aromas, la calidad y la hermeticidad de la lata y la seguridad alimentaria. Por último, un conjunto de catadores ha realizado una degustación profesional para comprobar la calidad gastronómica del producto.

Y tras tener en cuenta todos estos factores, entre otros, la organización ha considerado que la mejor fabada en lata es la de la marca Eroski, a la que ha dado una puntuación de 75 sobre 100 y que tiene un precio de 2,41 euros. Muy de cerca le sigue la de Auchan, de Alcampo, con una calificación de 74 y un precio de 2,23 euros. La fabada de Alipende, de Ahorramas, completa el podio con una puntuación de 72 y el precio más económico, 2,18 euros. Sea como fuere, cuántos quisiéramos que la de Asturias fuera nuestra patria…

Deja un comentario