A estas alturas no hace falta que digamos que somos fanáticos del roscón de Reyes… Pero hay mucha vida más allá de este clásico dulce navideño. Por eso hoy te queremos contar cómo hacer carbón de Reyes en casa, un bocado que nos retrotrae directamente hasta nuestra más tierna infancia, a la emoción de la noche del 5 de enero y al miedo a que sus Majestades de Oriente se hubieran enterado de todas las trastadas que habíamos hecho en el último año (porque aquí santos no hemos sido niguno…).

Así que remángate, corre al colamado más cercano a por los ingredientes necesarios y ponte manos a la obra para hacer un carbón de Reyes como mandan los cánones, uno de los dulces navideños más desconocidos, pero a la vez más curiosos y originales, que saben a pura nostalgia.

Ingredientes

  • 1 clara de huevo
  • 200 g de azúcar glas
  • 700 gramos de azúcar blanco
  • 1 chorrito de zumo de limón
  • Colorante negro

Elaboración

  • Mezclar 100 g de azúcar glas con la clara de huevo, el zumo de limón y el colorante hasta conseguir una masa homogénea y consistente.
  • Agregad más azúcar glas y batir hasta lograr la espesura deseada.
  • Dejar reposar mientras preparamos el almíbar: en un cazo poner agua y el azúcar. Llevar a ebullición y dejar hirviendo unos 5 minutos (o hasta que alcance una temperatura de 126 grados, si tenemos un termómetro de cocina).
  • Retirar del fuego, añadir la masa negra que hemos elaborado anteriormente y remover enérgicamente con unas varillas.
  • Seguir removiendo hasta que la mezcla suba, baje e intente subir de nuevo.
  • Volcar la mezcla en un molde cubierto con papel de horno y dejar enfriar (no es necesario meterlo en la nevera).
  • Prepararse para un atracón de azúcar como los que te pegabas con 6 años.

Deja un comentario

Cancelar la respuesta