No hay que por qué saber catar vino, ni ser un gran experto, para poder disfrutar de una copa. Pero por otro lado, y tal como sucede con cualquier cosa en la vida, cuánto más se sepa de cualquier materia, más se aprovechará ésta.

Y ahora que aún estamos en casa confinados por el coronavirus, es una buena oportunidad para aprender diferentes habilidades, como puede ser la de catar vino (recuerda que los establecimientos de alimentación están abiertas y la mayoría de bodegas tienen tienda online).

Ana Lahiguera, brand ambassador de la Denominación de Origen Rueda, comparte con nosotros 7 sencillos consejos para poner en práctica desde casa a la hora de catar vino.

1. A ciegas

Intenta en la medida de lo posible, catar a ciegas. Que no te influyan las etiquetas y precios. Esto te ayudará a mantener la mente más abierta y te permitirá dejarte llevar por las sensaciones. Cierra los ojos, huele, saborea y disfruta.

2. Cambia de copa

Si vas a catar varios vinos, cambia de copa. Prepara una diferente para cada uno de ellos, de esta forma no mezclarás sabores y no permanece ‘el recuerdo’ del vino anterior.

3. Fase visual

Antes de probarlo, observa los colores. Nos hablan mucho de la uva con la que está elaborado el vino. Pueden ser pálidos, amarillos pajizo, dorados… Por ejemplo, el color amarillo verdoso hace inconfundible la variedad Verdejo. Por otro lado, una superficie blanca nos ayudará a apreciar mejor estos colores (usar un folio es suficiente), si es brillante o si hay partículas en suspensión.

4. Sostener la copa

Es muy recomendable sujetarla por la base para evitar calentar el vino con nuestras manos. Haz girar la copa suavemente desde la base en pequeños círculos hacia ambos lados. Con este movimiento observaremos, por un lado, cómo caen las ‘lágrimas’ (a menor velocidad de caída, mayor densidad, por lo tanto, más graduación alcohólica). Y por otro, cómo salen los aromas al oxigenar el vino.

5. Fase olfativa

Oler el vino antes de probarlo es la clave para apreciarlo al máximo, ya que el olfato tiene una capacidad sensorial superior al resto de los sentidos. El vino se huele tanto a copa parada como a copa agitada. Y en ambos casos afloran olores y sensaciones diferentes: florales, espaciados, frutales… Es importante no llevar perfumes fuertes y evitar olores externos, para que no nos veamos influenciados.

6. Fase gustativa

El mejor momento de todos. Ahora encontramos muchas características que harán de nuestro vino, un vino único: temperatura, textura, persistencia en boca una vez lo hemos ingerido, equilibrio entre dulzura y acidez… 

7. Buena compañía

El mejor maridaje para cualquier vino siempre es estar rodeado de seres queridos, ya sea presencialmente (recomendado) o por videollamada. ¡Y que cada uno comparta sus percepciones! No olvides que un mismo vino es percibido de forma diferente en cada paladar.

Bonus track

El consejo más importante de todos: recuerda que siempre… ¡el mejor vino es el que más te guste!

Y SI TE ENTRA HAMBRE ENTRE COPA Y COPA: