Cinco normas para conseguir que el desayuno queme calorías

Que el desayuno es la comida más importante del día es algo que ya sabíamos, pero que también puede ser la más efectiva para quemar calorías comiendo sano y bajar de peso es algo que acabamos de saber. ¡Y la clave está en cinco pasos a seguir!

Sabemos cómo desayunar fuerte, rico y sano hasta tal punto de bajar de talla de pantalón, sentirte más deshinchado y quemar alguna que otra caloría. Sólo tienes que saber estas cinco reglas de oro mucho mejor que tu nombre.

Antes de lanzarte a pensar qué vas a desayunar, párate a tomarte un vaso de agua grande en ayunas, con este gesto conseguiremos evitar malas digestiones y recuperar la hidratación perdida durante la noche.

Cinco normas para conseguir que el desayuno queme calorías

Hasta en las comidas (o sobre todo en las comidas) el tiempo es importante. Si desayunas en cuanto te levantes conseguirás acelerar el metabolismo y evitar el gusanillo de la gula y del hambre que hará que te quieras comer todo lo que pilles en la nevera.

Cinco normas para conseguir que el desayuno queme calorías

Un desayuno ideal consta de una ingesta de 350 calorías y 8 gramos de fibra dietética. El objetivo de consumir fibra no es otro que el de saciarte y no sentir el hambre prontamente.

Cinco normas para conseguir que el desayuno queme calorías

Apostarlo todo a las proteínas es una buena opción ya que la proteína del suero, presente en la leche, tiene un efecto adelgazante mayor que el resto de desayunos.

Cinco normas para conseguir que el desayuno queme calorías

Y lo más importante es no saltarse nunca el desayuno: de hacerlo, el hambre continuará durante todo el día.

[td_smart_list_end]