Hija de bailarina y de cantante, hermana de un Dj y un guitarrista, pese a sus inicios en el mundo de la moda era inevitable que la holandesa Chelina Manuhutu acabará dedicándose a la música. Establecida en Ibiza desde hace años (aunque solicitada y aclamada en todo el mundo), la productora y selectora holandesa se ha convertido en una de las grandes sensaciones de la isla blanca. Puro groove, sus sesiones rebosan energía vitalista.

No es extraño que hayas acabado siendo Dj, creciste rodeada de música.

En mi familia todo el mundo toca algún instrumento, por lo que desde que tengo uso de razón la música ha estado a mi alrededor y ha formado parte de mí. Diría que estando en el vientre de mi madre, ya bailaba.

¡Exagerada!

¡No! Siempre hubo mucha música y de todo tipo en casa, especialmente soul y funk. Mi madre ha sido bailarina profesional en programas de televisión, marcas de moda, espectáculos de teatro… En casa siempre estaba preparando música y coreografías. Cuando eso pasaba sonaba todo tipo de géneros y estilos. Y las últimas novedades en pop o dance music.

Y tu padre era músico de éxito.

Mi padre era y es todavía el cantante y líder de una banda de rock latino que fue bastante famosa en Holanda en los setenta y ochenta.

Se llama Massada.

Tuvieron varios números uno, discos de oro… Han tocado en grandes festivales y han protagonizado giras importantes. Y más allá de sus propios conciertos también han sido teloneros de iconos como Prince, Santana…

Eso son palabras mayores.

Hay más: fueron teloneros de… ¡Michael Jackson! Mi padre también fue el pionero de la familia en venir a Ibiza. Vino con su grupo a tocar en los setenta. ¡Actuaron en el antiguo KU! Así que podéis imaginar la influencia musical que siempre he tenido.

Vivirías cosas que muy pocos niños pueden vivir.

Recuerdo ir con ellos al concierto de Earth Wind & Fire. Desde muy pequeña siempre me han llevado a ver música en directo, a festivales de jazz… Música, música y más música.

¿Recuerdas cuál fue el primer disco que te compraste?

Sinceramente, no recuerdo cuál fue, ya que probablemente fueron varios a la vez. Y desde entonces no paré. Aún hoy, cuando puedo, me encanta pasarme horas escuchando vinilos en alguna tienda de discos en cualquier ciudad del mundo.

¿Qué te transmite la música?

Algo que amo de la música es que nos hace revivir momentos únicos, nos devuelve emociones, nos transporta a ciertos instantes y lugares pasados como casi nada más puede hacerlo. Personalmente me hace sentir libre, feliz, me aporta energía, emociones… Ya sea música electrónica o de cualquier tipo. La música en su conjunto podría ser como muchos idiomas distintos, puede que alguno no lo entienda en absoluto, pero muchos otros los comprendo y los hablo de manera muy fluida.

Tú no eras DJ, eras modelo.

La música siempre ha estado ahí, a la vez que la moda, a la que me dedicaba ya con 15 años, pero fue a raíz de un accidente cuando decidí dedicarme más en profundidad a la música.

Chelina lleva bañador de ROXY QUICKSILVER, anillos de PENA JEWELS y sostiene un helado de VICCIO. Fotografía: Valentine Riccardi.

Tu hermano mayor era Dj.

Y fue a través de él que me interesé por este mundo. Siempre pinchaba música con mucho groove. Era genial, me apasionaba. Mi otro hermano, Di-Amo, toca la guitarra. Tiene un talento increíble. Por él descubría a artistas como Joe Satriani, Santana, Jamiroquai… Todos ellos me han marcado muchísimo. Como podéis imaginar, mi casa era una absoluta locura cuando todo el mundo ponía su propia música a la vez [risas].

¿Cómo Dj quiénes son tus principales referentes e influencias?

Cuando produzco en el estudio, todas las influencias musicales de mi infancia son sin duda lo que marcan mis referencias en cuanto a sonido. Lo mismo a la hora de seleccionar la música para mis sets. Probablemente las sesiones de mi hermano fueron las que me despertaron el interés por la electrónica más groovy, sonido que me ha traído hasta mi estilo actual.

¿Cuál es la mejor sesión que has protagonizado?

Ummmmm… Tengo la suerte de haber pinchado en muchos de los mejores clubes y festivales del mundo, pero para mí Ibiza es muy especial, tocar en un Ushuaia abarrotado es algo indescriptible. O celebrar uno de mis últimos cumpleaños pinchando en la pista principal de Hï Ibiza rodeada de alguna de la gente más especial para mí es algo único.

¿Y cuál es en la que más has disfrutado tú bailando, como público?

El primer festival de electrónica al que asistí: Dancevalley, en Holanda. Era un día súper caluroso. Recuerdo a Carl Cox tocando en el escenario principal y cómo sentí escalofríos con toda la experiencia: la música, el ambiente en el público… Fue increíble. Ahora cada vez que tengo la suerte de compartir cartel con Carl, siempre recuerdo aquella primera vez.

Has pinchado en casi todo el mundo, ¿en qué lugar te gustaría hacerlo que no lo hayas hecho ya?

Me gusta mucho pinchar en Sudamérica: tengo muchos seguidores y me encanta su calor y su energía. El público argentino y chileno es increíble. Una ciudad que tengo pendiente es Los Ángeles, pero creo que después de verano la tacharéde mi lista de cosas pendientes.

¿Qué sientes cuando entras en una cabina?

Un chute de energía y adrenalina incomparable. También puede que un poco de nervios iniciales, pero creo que eso es algo positivo.

¿Cuál es tu objetivo cada noche, cuando pinchas?

Simple: disfrutar y hacer disfrutar sintiendo la música y olvidando todo lo demás.

¿Por qué hay tan pocas mujeres Dj?

Puede que inicialmente haya sido una profesión donde el género masculino lo haya monopolizado todo. Pero actualmente las cosas son muy distintas y hay muchas otras mujeres pinchando. No es una profesión fácil, pasamos muchas, muchas, muchas horas de viaje: aeropuertos, días fuera de casa, pinchando o en el estudio. Pero espero que cada vez haya más y más mujeres, me encantaría.

Chelina Manuhutu lleva vestido vintage (que contrasta de maravilla con el coco que se está bebiendo), anillos de PENA JEWELS y pendientes vintage. Fotografía: Valentine Riccardi.

¿Tenéis una sensibilidad especial, las mujeres, pinchando?

No, yo creo en la creatividad y la sensibilidad de cada ser humano como individuo. No creo que sea razón de género, en absoluto. En mi caso concreto intento trasladar lo que yo siento en cuanto a la música a la gente que me escucha, y darlo todo, siempre, sin excepción.

¿Cuándo fue la primera vez que visitaste Ibiza?

Creo que tenía 15 años cuando fui por primera vez de vacaciones con amigos. Desde entonces iba cada vez que podía, en ocasiones varias veces al año. Enseguida me empezó a crear un sentimiento cada vez que volvía de encontrarme como en una segunda casa.

¿Por qué es una isla tan especial? ¿Qué tiene de mágico?

La energía que tiene la isla, que si te paras y conectas con ella puedes sentirla, la belleza del paisaje que ya en su día sedujo a los mismos griegos que la bautizaron como ‘pitiusa’ por su verde orografía: el color del agua, la luz, los atardeceres… Es una larga lista.

¿Cuál es tu rincón favorito de la isla?

Podría decirse que mi lugar favorito es donde pueda contemplar los distintos azules de esta costa única, lugares algunos más accesibles, otros menos. O desde el mismo mar, esos colores que cuando estoy en cualquier parte del mundo y cierro los ojos se reproducen en mi mente y me hacen sonreír.

¿Más allá de la música, cuáles son tus otras grandes aficiones?

Sin ir más lejos… la cocina. Me encanta cocinar, cocino mucho, ¡y comer! Ya sea comida, cena, o merienda: algo que amo de España [risas]. También una de mis pasiones es la arquitectura y el diseño de interiores, siempre estoy leyendo revistas, viendo programas, buscando tendencias… Es algo que me apasiona. Luego amo pasar tiempo con mi familia, son muy importantes para mí, y suelo hacer bastante deporte para ayudar a mi cuerpo y mente a mantener el ritmo de vida profesional que llevo.

Ya que has citado la gastronomía… ¿Cuáles son tus platos favoritos?

¡Ya pensaba que no me preguntaríais por la cocina! Desde siempre he cocinado y aprendido de personas como mi abuela paterna: tengo ascendencia por parte de mi padre de una antigua colonia holandesa, las Islas Moluccan, en el Océano Pacífico, y toda la cocina proveniente de allí es la que siempre me ha marcado y me apasiona. Mi abuela cocinaba las recetas más ricas, sabrosas, y el uso más increíble de las especias que jamás he probado. Ahora intento seguir sus pasos, aunque me gusta todo tipo de cocina, así como los postres, que me vuelven loca… puedes verme a altas horas de la noche horneando porque me apetece algo dulce.

¡Más¡

De la cocina indonesia mi favorito es sin duda el bapao, el pan bao relleno de sabores picantes, agridulces. Me encanta hacerlos también en casa. Pero mi plato favorito en el mundo es de mis orígenes, las Moluccan Islands, el kentang unti, una pasta hecha de arroz y azúcar de palma con coco servido envuelto en hoja de bananero. Me traslada a esos orígenes y siento el amor y el abrazo de los míos y los que ya no están. Es increíble que un bocado pueda hacernos sentir todo esto.

La cocina como viaje a las raíces.

Exacto. Cualquiera lo diría, pero realmente sigo una dieta bastante sana, no sólo lo intento sino que lo práctico. Como y cocino alimentos saludables y de proximidad, amo la gastronomía y casi todo tipo de cocina.

Has viajado por todo el mundo… ¿Cuáles son tus restaurantes favoritos?

Lo que más disfruto son los restaurantes de comida real, local, sea donde sea en cualquier parte del mundo. Me encanta perderme por las calles de una ciudad tailandesa a degustar sus especias e increíbles sabores, o un thai roti con miel por la calle. De Italia, una auténtica pasta tradicional y un canoli con pistacho, mi debilidad. En Argentina hacen una tarta de coco con dulce de leche que me apasiona.

Chelina Manuhutu viste bañador de ROXY QUICKSILVER, cazadora vintage de LEVI’S, anillos de PENA JEWELS y trata de darnos envidia con un helado de VICCIO. Fotografía: Valentine Riccardi.

¿Y de España?

Amo España y su gastronomía por supuesto. Mi pareja es de Alicante. Ahí he probado sin duda las mejores paellas del país: arroces, como ellos les llaman. Me encantan los restaurantes que cocinan en leña, de naranjo especialmente; ese sabor que le aporta el fuego envolviéndolas, el socarrat

¿Y de Ibiza?

La gastronomía de Ibiza y sus restaurantes es mención aparte. Creo que en la isla se está haciendo un gran trabajo a nivel culinario. El producto es increíble. Como increíble es la forma que se trata. Conozco muchos platos tradicionales locales como el sofrit de pagés, bullit de peix o el raó, esa delicia del mar tan particular de las Pitiusas. A nivel restauración me encanta disfrutar de la riqueza de oferta en la isla, desde el increíble trabajo culinario y prestigio de cocinas como Es Tragon, a lugares casi mágicos donde se disfruta mucho compartiendo mesa con amigos como Amante Ibiza o Aiyanna en Cala Nova. Diría que la calidad gastronómica en la isla está al mismo nivel que la musical, y el reconocimiento es ya mundial, así lo percibo cuando viajo por todo el planeta.

¿Te ves algún día abriendo tu propio restaurante en la isla?

Después de haberos confesado que la cocina y el diseño de interiores son mis otras dos pasiones además de la música, podéis imaginar que juntarlo todo siempre ronda por mi cabeza, y donde mejor que en Ibiza.

Vaya, que no lo descartas.

No lo descarto en absoluto. En mi cabeza ya tengo diseñado cómo sería a nivel estético. Podría describirlo ahora mismo [risas].

¿Y a nivel culinario?

En cuanto a la cocina, me lo imagino con el producto más local y de proximidad posible, con una fusión que nos traslade a otros continentes y sensaciones exóticas, siempre acompañado con música. Quién sabe qué pasará en el futuro, mientras tanto seguiré disfrutando de la gastronomía de la isla e inspirándome en la cocina que tengo la suerte de disfrutar por todo el mundo gracias a mi música.

Lee más entrevistas: 

Deja un comentario