El Marco de Jerez, delimitado por Sanlúcar de Barrameda, Jerez de la Frontera y El Puerto de Santamaría, es un lugar privilegiado en el mundo, del que salen auténticos tesoros gastronómicos. Y es que gracias a su suelo de albariza y a su clima privilegiado en el que se combinan, al mismo tiempo, buenas condiciones de calor, humedad y viento, pueden crecer las uvas Palomino y Pedro Ximénez. Frutos con los que se elabora el vino de Jerez, y que posteriormente será clave para dar lugar a un destilado único que cuenta con la paciencia, el cuidado y el esmero como mejores aliados: Fundador Sherry Cask Solera; un Brandy de Jerez, 100% carácter y elegancia, elaborado por Bodegas Fundador. Esta etiqueta llega con aires renovados, tras haber estado 40 años sin experimentar cambios en su imagen, y lo hace con la intención de acercar una bebida que es pura leyenda al consumidor del siglo XXI.

Pero para remontarse a los inicios de Bodegas Fundador hay que volver hasta el 1730 cuando nace la bodega más antigua del Marco de Jerez. Sin embargo, el año que marcará un antes y un después en su historia será el 1874, ya que es entonces cuando se crea el primer Brandy español, cuyo nombre no podía ser otro que Fundador. En estos más de 300 años de recorrido, el trabajo en las bodegas de Jerez de la Frontera ha sido constante y sólo gracias a esa enorme dedicación ha sido posible crear Sherry Casks, una selección de diferentes destilados envejecidos en barricas de roble –que han sido previamente envinadas en vinos de Jerez– siguiendo el sistema de criaderas y solera tan característico del Marco de Jerez. De esta forma, lo que llega a la copa es la verdadera esencia del paso del tiempo que se abre con una suavidad, redondez y dulzor característicos gracias a su envejecimiento en Sherry Casks. Una selección exclusiva en la que se encuentran Fundador Supremo 18, 15 y 12, Fundador Doble y Triple Madera y, por supuesto, Fundador Sherry Cask Solera.

Una forma diferente de tomar Brandy

Simone Caporale y Marc Álvarez, embajadores de la marca y barmen de la coctelería SIPS Drinkery House de Barcelona –donde, tras sólo unos pocos meses abiertos, lograron posicionarse en el puesto número 37 de la lista The World’s 50 Best Bars–, han dado con la mezcla perfecta para poder saborear todos los matices del Fundador Sherry Cask Solera al mismo tiempo que se disfruta de una bebida tremendamente refrescante. Este perfect serve consiste en servir el destilado muy frío en una copa de vino alta y acompañarlo de refresco de Cola y un mix de cítricos a base de limón y naranja como cuñas. Simone considera que esta combinación “resalta todos los matices de este derivado de la uva”, al tiempo que destaca su intensidad y dulzor naturales, y apunta, “éste es un sabor totalmente nuevo hasta el momento ya que nunca antes se ha hecho nada igual […] lo vemos muy apropiado para acompañar momentos de ocio en un entorno distendido”.

Y es que la experiencia demuestra, una y otra vez, que el ayer casa perfectamente con el hoy. Por este motivo, Marc y Simone lo tenían claro: “desde el momento en el que comenzamos a trabajar con esta etiqueta sabíamos que había que desarrollar un perfect serve que respetase su elegancia y, a la vez, se diferenciara del resto de propuestas que hay en la categoría”. Dicho y hecho, ambos han creado un combinado accesible y juvenil para consumidores que no se conforman con lo convencional. Paladares exigentes, quedáis avisados.

Deja un comentario

Cancelar la respuesta