El chef Dani García acaba de lanzar nueva carta en la que recrea las grandes recetas francesas propias del Neoclasicismo, adaptándolas a un entorno de brasserie casual. La nueva temporada ha llegado a la séptima planta de Four Seasons Hotel Madrid en Dani Brasserie.

La renovada carta de Dani Brasserie comienza con nuevas propuestas como menestra de verduras de temporada, tatin de tomate con nieve de queso feta, tartar de vieira al curry con caviar Osetra, carpaccio de ternera y foie y una tortilla vaga de centolla al pil pil.

Además, se mantienen los platos preparados en mesa como la ensalada César y el steak tartar y recetas emblemáticas del chef malagueño, como la tortilla Dani con cebolla caramelizada y queso Blu di Bufala y el famoso Tomate Nitro, indudable icono del que fue el buque insignia de Dani García que obtuvo tres estrellas Michelin en 2018.

Hamburgesa Rossini

Como propuesta estrella de la nueva carta, todos los jueves estará disponible ‘La liturgia del cocido madrileño’, servido en diferentes vuelcos y elaborado con morcillo de ternera, pollo de campo, cerdo ibérico, zanahoria, repollo y patata. Por su parte, las sopas ganan protagonismo con dos nuevas propuestas: la sopa bouillabaisse con quisquilla de Motril, cangrejo y mejillón de roca, y la sopa de cebolla hojaldrada, que surge en homenaje a Paul Bocuse, considerado el mejor chef del siglo XX e impulsor de la nouvelle cuisine.

Dani García, junto con el chef Ismael Paúl como jefe de cocina, mantiene la sección dedicada al atún de Barbate, donde esta auténtica joya del mar está presente en elaboraciones como el aguacate a la brasa y ventresca de atún rojo, el descargamento de atún con pimientos amarillos y las láminas de o’toro. También entre los pescados destacan la merluza de pintxo con calamar de pota y jugo de ibéricos, el lenguado Wellington relleno de duxelle de champiñones y mostaza, lubina a la plancha y morrillo de atún a la sal, una recreación con pak choi, espinacas y vinagre de Jerez.

Lubina salvaje con crema de hinojo.

En la sección de dulces ofrecen cinco postres pondrán el broche de oro a la experiencia: babá al sake con chantilly de miel y polen, éclair de chocolate y almendra, el icónico frescor andalusí con crema de pistacho, azahar y té verde, selva negra con helado de leche fresca y crêpes suzette “preparados en mesa”, que se presentan delante del comensal como un auténtico espectáculo culinario.

Por último, el restaurante también cuenta con el ‘Snack bar’ en la zona lounge de la brasserie. Allí se ofrecen propuestas tan especiales como ostras al natural, croquetas de jamón ibérico, guacamole o salmón ahumado preparados en mesa, langostinos tigre al estilo Robuchon, tosta de tataki de atún de almadraba y terrina de foie gras. En la barra de coctelería están disponibles las nuevas creaciones diseñadas por el Head Bartender Raúl Navarro.

Crepes Suzette.

Deja un comentario

Cancelar la respuesta