Nos hemos propuesto ser sinceros y reconocer que nos morimos de envidia cada vez que vemos a un coctelero preparar con tanto arte, maestría y delicadeza el copazo que nos vamos a beber en cuanto nos lo sirva en la mesa. Tanta profesionalidad no debería ser sólo cosa de unos pocos, no es justo, por eso Welkhome Club te da la oportunidad de convertirte en Diego Cabrera y ponerte tú tus propias copas (con tus propias reglas).

Uno no puede beber de cualquier manera y menos renunciar a ciertos gustos o preferencias por disponer de una carta de bebidas cerrada, limitada y, a veces, muy alejada de las preferencias más características de cada cliente. Por eso, Welkhome  es un club que huye de la tradición y nos regala personificación para que el momento de beberse una copa entre amigos, con pareja o inmersos en la soledad, sea un momento de disfrute y complicidad entre esa copa preparar a medida y nosotros mismos.

Algo que es posible si confiamos en el concepto que este club nos propone, público no privado, para clientela mayor de dieciocho años y que intenta reflejar el espíritu glorioso del antiguo Hollywood y de la noche americana de la que, por ejemplo, Andy Warhol fue su principal abanderado durante muchos años.

Welkhome nos permite elegir entre una amplia gama de alcoholes, licores, botánicos, especias, frutas, esto es, un enorme mueble bar con destilados exclusivos y artesanales para que ningún sabor se quede fuera de la carta.

Unos tragos pasan mejor cuando entre sorbo y sorbo proveemos nuestro estómago de pequeños bocados, como la mesa bufet con la que cuentan, provista de snacks dulces y salados.

La originalidad es la mejor carta de este club, así que en vez de pagar por copas, lo haremos al peso. Sí, eso es, has leído bien, pagaremos en función del alcohol que hayamos consumido.

Pero vayamos a lo que estás deseando saber, está en la calle Monte Esquinza, 15.