Nació como un reto y un deseo: para romper con lo esperado y ser diferente a todos; para convertirse en un puente entre dos mundos. Y lo improbable -que en el mundo del vino aparece algunas veces cual relámpago- se convirtió en deliciosa realidad. Valdemar Inspiración 2019, de Bodegas Valdemar, es nuestro vino de la semana, y ayer lo catamos en primicia junto a sus creadores -hoy es su presentación oficial-.

“Os vamos a hablar de un viaje. Ese que conecta nuestro proyecto en La Rioja con nuestra experiencia en Walla Walla (Washington). Queríamos hacer un vino que llevara dentro lo que estamos aprendiendo allí. Por eso hemos querido meterle esa chispa creativa, transgresora y diferente que tienen en Valdemar Estates en Estados Unidos”, explicaba Ana Martínez Bujanda, quinta generación de Valdemar Family.

Un puente entre dos mundos

Este coupage de Tempranillo -85% aproximadamente- con unas pinceladas de Maturana y Graciano está pensado como otro guiño a la orilla americana del proyecto, un juego que refleja el carácter de variedades con mucha personalidad. “Cuando encuentras caracteres muy marcados, en Estados Unidos lo disfrutan”, apunta Antonio Orte, director técnico de Bodegas Valdemar.

En Valdemar Inspiración 2019 (11,50 euros), los crujientes frutos rojos se entrelazan con la frescura de las hierbas de monte bajo -como el espliego y el romero- en una evocadora canción que habla dos idiomas. “La búsqueda de la fruta y la frescura es la constante”, cuenta Orte. Y esa creatividad tan seductora, que también se refleja en su formato -más ligero y sostenible- y etiqueta -ideada por el mismo estudio de arquitectura norteamericano que diseñó la bodega de Walla Walla-.

Deja un comentario

Cancelar la respuesta