Por fin llega el verano y la temporada por excelencia de gazpachos (y salmorejos) pero siempre que nos apetece esta sopa fría nos hacemos la misma pregunta, ¿volveremos a caer rendidos al poder del gazpacho andaluz tradicional o nos atreveremos con nuevas recetas de distinto sabor y color?

Este año cambiamos de preferencia y, aunque probemos el gazpacho andaluz, nos animaremos a descubrir nuevos sabores. ¿Y tú?

¿Y a ti cómo te gusta el gazpacho?

Gazpacho blanco: no es otra cosa que una sopa fría en la que sustituimos el tomate por espárragos y huevos.

¿Y a ti cómo te gusta el gazpacho?

Gazpacho de fresas. Jugamos un poco a engañar los sentidos ya que obtendremos un color rojo pasión intenso pero no sabrá salado, pero sí dulce gracias a las fresas y la sacarina líquida.

¿Y a ti cómo te gusta el gazpacho?

Gazpacho de melón. Una sopa fría donde el ingrediente principal es el melón y permite servirse acompañada de topping, como bacon o jamón.

¿Y a ti cómo te gusta el gazpacho?

Gazpacho de lechuga. Una ensalada molida con su aliño y pan para espesar la mezcla.

¿Y a ti cómo te gusta el gazpacho?

Gazpacho de almendras. Su color marrón tostado invita a pensar que estamos ante una papilla, pero no es así. Que el gazpacho lleve almendra molida lo convierte en una opción muy saludable para el verano.