Nos encanta comer tanto como no embadurnar mucho la cocina mientras cocinamos. Eso de ver un plato por aquí y una sartén sucia por allá no es lo nuestro. Nos gusta más sorprender a nuestros invitados en la cena con la preparación de platos calientes, rápidos, sencillos pero con mucha magia. Como por ejemplo la receta rápida que traemos hoy, apta para todo tipo de públicos.

¿Has rellenado alguna vez un dátil? Y lo que es mejor, de haber pensando en algún relleno ¿habrías reparado en el queso?

Hoy le damos una vuelta a los tradicionales rollitos de dátiles y bacon con un suculento, pero también ligero, queso para fundir y unas galletas dulces como guarnición.

Ingredientes:

  • 10-12 dátiles.
  • 200g de bacon.
  • 200g de queso de sándwich.
  • Tres patatas grandes.
  • Azúcar.

Preparación:

¿Qué tal te va tener este plato preparado en 15 minutos?

Quitando las patatas, el resto de alimentos se montan directamente, así que vamos a empezar poniendo aceite muy caliente en una sartén y a freír las patatas, cortadas previamente en gajos, algunas con piel y otras sin ella.

Mientras le echamos un ojo a la sartén y añadimos azúcar en vez de sal, vamos montando los dátiles.

Con la ayuda de un cuchillo hacemos un agujero en ellos e introducimos una cantidad proporcionada de queso y envolvemos el dátil con bacon.

Cuando hayamos hecho este procedimiento con cada uno de los dátiles que tenemos, los pasamos por la sartén para dar un golpe de calor y que el queso del interior se empiece a derretir.

Servimos en una fuente grande los dátiles acompañados de las patatas dulces cortadas en gajos.