¡¿Cómo?! Por mucho asombro que nos cause, no se trata de una broma. Tiene que ver con un estudio realizado sobre los componentes del mango, descubriendo que el poder de esta fruta en la cama para practicar sexo seguro es tan efectivo como los anticonceptivos que estamos acostumbrados a usar. O eso parece.

Puede que suene un poco exagerado, pero según explica Munchies, podemos hablar tranquilamente del mango como un alimento útil para que las mujeres no se queden embarazadas. Algo así como un preservativo natural, ya que dos de los componentes del mango tienen la capacidad de bloquear la fecundación del óvulo.

Y para que no te lo sigas preguntando más, los dos componentes que permiten no concebir y sí tener sexo seguro son el lupeol y la prestimerina. Ambos, presentes en el mango y en otras frutas y vegetales, actúan como preservativos naturales moleculares aptos para ambos sexos, tanto para él como para ella.

Su consumo evita la fecundación del óvulo y, por tanto, la posibilidad de encontrarse con un embarazo no deseado, ya que el mango lo que hace es crear una barrera entre el esperma y el óvulo.

La principal ventaja de esta cualidad del mango es que no tiene efectos a largo plazo, es decir, esta imposibilidad de fecundación no tiene efecto retardado una vez se deje de tomar, así que su efecto sólo es válido mientras se consuma.

Así de tajante se ha mostrado el estudio publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences.