No sólo de tomate vive el salmorejo, también de fresas y remolacha. Si no te crees que esta combinación pueda dar como resultado uno de los platos más apreciados de nuestro país (y de la época más calurosa del año), prueba a mojar un poco de pan en esta sopa fría que hemos preparado y permítete a ti mismo disfrutar de la fusión de nuevos sabores.

Ingredientes:

  • 200g de remolacha.
  • 250g de fresas.
  • 400g de tomate.
  • 60ml de aceite de oliva.
  • 1 diente de ajo.
  • 80g de miga de pan de barra (día anterior).
  • 1 cucharada de sal.
  • 1 cucharada sopera de vinagre.

Preparación:

Primero ponemos a cocer la remolacha durante 30 minutos hasta que se ablande.

Lavamos y desinfectamos las fresas  y los tomates para cortar ambos ingredientes en trozos pequeños.

También hacemos lo mismo con la remolacha.

Colocamos las fresas, el tomate, la remolacha  y el diente de ajo en una licuadora y trituramos hasta que quede una mezcla homogénea. Detenemos la licuadora y añadimos el pan duro, el vinagre y la sal para seguir licuando. Una vez tengamos una mezcla nuevamente homogénea, vamos agregando el aceite poco a poco, con el utensilio en funcionamiento, hasta que obtengamos una emulsión fina.

Metemos la crema en la nevera durante unos minutos para que enfríe y tomamos a continuación.