No estamos dispuestos a renunciar a las cremas y sopas que tan abrigado nos mantienen el estómago, pero no todo va a ser siempre verdura triturada aderezada con algún caldo. Hay más opciones y nosotros proponemos sacar todo el partido a la remolacha.

Ingredientes:

  • 1L de caldo de pollo.
  • 1 cebolla.
  • 1 zanahoria.
  • 300g de remolacha cocida.
  • Aceite de oliva.
  • Sal.
  • 50g de burrata.

Preparación:

Pelamos la cebolla y la zanahoria y las cortamos en dados pequeños para que nos resulte cómoda y fácil poder sofreírlos en una sartén con un chorrito de aceite y una pizca de sal. Cuando tengamos el punto justo de esta sofrito, añadimos el caldo de pollo y seguimos cociendo durante unos diez minutos.

A ese mismo caldo incorporamos la remolacha en trozos y seguimos cocinando.

Cuando tengamos todos los ingredientes blandos y el caldo esté en ebullición, retiramos del fuego y trituramos con la ayuda de una batidora.

Volvemos a poner a punto de sal y emplatamos.

Podemos decorar su cobertura con unas láminas de burrata para potenciar el sabor de la crema.