Salmon Guru (Echegaray, 21), la gastrococtelería del cantinero argentino Diego Cabrera, es uno de esos garitos inquietos que nunca deja de reinventarse. Levantó persiana en el barrio de Las Letras hace cinco años y desde entonces se ha hecho notar: en 2019 fue reconocido con el puesto 22 de la prestigiosa lista The World’s 50 Best Bars.

Ahora, con todo en contra, su equipo ha decidido no quedarse de brazos cruzados esperando a que el chaparrón vírico pase. Y, convencidos de que todo entra por los ojos, han apostado por invertir en el apartado visual. ¿Cómo? Con una nueva carta interactiva que se vale de la tecnología 3D y la realidad aumentada para que nuestra experiencia con sus tragos sea aún más fantasiosa.

De esta manera desaparece la carta en formato físico, lo que nos obliga a echar mano de nuestro teléfono móvil para acceder a través de un código QR a su ecléctica nómina coctelera. Una vez dentro, podemos conocer al milímetro las 30 creaciones de autor que conforman su propuesta. 27 de ellas son totalmente nuevas… y las otras tres, los grandes éxitos de la casa: Tónico Sprenger, Old school funny y Sex apple.

El grueso de la oferta tiene su base en la mitología de diferentes culturas. Es decir, los combinados están inspirados, principalmente, en las antiguas civilizaciones china, india, griega, maya y egipcia. Y son terriblemente originales.

En nuestra visita, Melanie Da Conceicao, la directora de Salmon Guru, nos preparó el Dragon daughter (rones 8 años y Reserva, apricot brandy, dash angostura, cointreau, zumo de lima, maracuyá, zumo de piña, orgeat casero), un trago que se presenta en una formidable escultura con forma de dragón y que, como era de esperar, echa humo por la nariz. El cóctel tiene su réplica animada en la carta digital… de forma que el cliente puede hacerse vídeos (con su cámara) con el cóctel en formato físico junto al dragón virtual, e interactuar incluso con ellos. De locos.

Deja un comentario