El otoño trae de vuelta a muchos platos que el resto del año desaparecen. En el caso del restaurante Rubaiyat llegan las feijoadas. Se trata de un plato típico de Brasil, proveniente de los esclavos de la época colonial. Año tras año incorporado en la carta de este restaurante, se ha convertido en todo un clásico de la capital.

El ingrediente principal de este plato son los frijoles o las judías pintas con arroz. Además, se acompañan con excelentes carnes de cerdo, chorizos, salchichas, solomillo, lomo adobado, chuletas, manitas, lengua, rabo y «farofa». Una clásica receta elaborada con base de harina de mandioca, huevos, carne seca y perejil. En este restaurante, todo esto se termina de cocinar con vino en cazuelas de cobre a la vista de los comensales, quienes se pueden servir directamente si acuden al centro de la sala.

Rubaiyat

Aparte de este plato, cuenta con una nueva carta que incorpora unos idóneos platos para paliar las bajas temperaturas de Madrid. Entre ellos, destacan las esferas de brandada de bacalao, las costillas de cerdo glaseadas con salsa barbacoa casera, un arroz mar y montaña, unos parpadelle de rabo de toro y una de las estrellas de la chef Mariana Argeoli, el imponente costelao asado por 12 horas.

Además, incorpora sus platos más clásicos como son las carnes de crianza propia provenientes de la hacienda familiar brasileña. Entre ellos se encuentra el Baby Beef, Bife de chorizo, Master Beef o Queen Beef. También, se han incorporado nuevas carnes como el flamante Tomahawk, elaborado con dos kilos de carne seleccionada que se flambea con cognac en mesa y se sirve sobre la parrilla.

Todo esto acompañado de las patatas suflé y el steak tartar o las empanadillas de solomillo, que son propuestas obligatorias. Además, cuenta con una carta de bebidas que no deja indiferente a nadie.

Deja un comentario