La Bien Querida, nombre artístico tras el que se esconde Ana Fernández-Villaverde, es una de las grandes mujeres del indie español en la actualidad. También canta, pinta y hasta ha diseñado sus propias faldas, pero cocinar, según ha reconocido ella misma en alguna ocasión, se le da un poco peor. No obstante, la tortilla de patatas la clava.

«Llevo haciendo esta receta desde adolescente. Estudié en el internado Colegio Izarra, aunque yo era externa. Entonces hacía bocadillos de tortilla en casa y se los vendía a los internos. Gané un par de concursos y también les he hecho esta tortilla a todas las bandas con las que he tocado. Hemos comido muchas tortillas en la furgoneta. Lo mejor es acompañarla con unos pimientos del piquillo bien macerados, con ajitos y aceite de oliva». 

Ingredientes:

  • 6 o 7 patatas grandes
  • 6 huevos grandes
  • 1 cebolleta mediana
  • Aceite de oliva
  • Un chorrito de leche
  • Sal
  • Pimienta blanca

Elaboración:

  1. Pelar las patatas, lavarlas y cortarlas en tacos pequeños y finos. Picar la cebolleta.
  2. En una sartén grande poner a calentar abundante aceite de oliva. Cuando el aceite esté caliente, verter la cebolleta uno o dos minutos sin que se dore y cuando esté blandita echar la patata (el aceite debe cubrirlo todo bien).
  3. Cuando la patata esté blandita y dorada, sacarla con un escurridor y echarla en el huevo batido previamente con el chorrito de leche. Dejarla reposar hasta que absorba bien el huevo (sin que se quede seco, en ese caso habría que echar otro huevo más).
  4. Poner la sal al gusto en toda la mezcla y una cucharada pequeña de pimienta blanca (a la cantante le gusta con mucha pimienta). Revolver con cuidado sin que se aplaste mucho la patata.
  5. Poner otra sartén al fuego, esta vez mucho más pequeña, y echar unas gotas de aceite para que no se pegue. Cuando esté caliente, verter la patata con el huevo.
  6. Mover un poco la sartén para evitar que se queme. Cuando comprobemos que ya se ha endurecido un poco el huevo y que podemos darle la vuelta, ponemos un plato contra la sartén y lo hacemos.
  7. Darle la vuelta y verter en la sartén el otro lado de la tortilla (a La Bien Querida, como buena vasca, le gusta poco hecha, así que la deja muy poco tiempo en la sartén).

Deja un comentario