Las noches del 11 al 14 de agosto, si tenéis la oportunidad de alejaros del ajetreo y contaminación lumínica de la ciudad, podréis disfrutar de las Perseidas o Lágrimas de San Lorenzo. Qué mejor forma de verlas que con un buen picoteo. Perseidas y picnic: las claves de un plan perfecto.

Lo más importante de un buen pícnic es la elección del lugar y, por supuesto, la comida. En un espacio lejos de centros urbanos y algo elevado veréis mucho mejor la lluvia de estrellas. En Tapas no somos astrónomos pero sí nos va el ñamñam, por eso os damos estas claves para un plan perfecto de pícnic mientras contempláis el espectáculo astronómico más importante del verano, este año con una densidad inusual.

Lo más recomendable para los planes gastro al aire libre es llevar platos fáciles de comer y fríos. Al ser de noche y no necesitar una comida tan contundente podéis preparar una tabla con vuestros quesos favoritos y una selección de embutidos. Una buena opción para picotear varios embutidos de calidad es la cesta Tangram Box de Cinco Jotas, en la que encontraréis jamón, lomo y presa en un estuche que incluye servilletas de lino, un juego tangram para entreteneros mientras comienza la lluvia de estrellas y un set de pinzas de bambú.

Ñamñam

Los snacks no pueden faltar. Las patatas fritas son un clásico del picoteo y nosotros os recomendamos una selección gourmet de San Nicasio, con patatas al pimentón de la Vera y AOVE o con sal rosa del Himalaya. Podéis añadir un poco de hummus con sticks de zanahoria y apio, un aperitivo muy sencillo y apto para todas las opciones alimenticias.

Como plato fuerte podéis añadir bocaditos a base de una masa de hojaldre (comprarla directamente hecha será vuestra mejor opción). Los bocaditos podéis montarlos tipo roll o empanadita pequeña y rellenarlos de una mezcla de tomate, queso y albahaca o solo con queso y un poco de huevo batido. Si elegís esta segunda posibilidad elegid un queso más fuerte para potenciar el sabor. Las variaciones que permiten este tipo de masas son infinitas, como las típicas de carne y atún.

Si sois más clásicos y apostáis por los sándwiches y bocatas probad uno a base de mortadela, rúcula y mostaza para darle jugosidad y un toque picante. El bocadillo de milanesa con tomate y queso también está riquísimo y os aseguramos que no pasaréis hambre (es una bomba deliciosa).

Recordad llevaros bebidas bien frías para combatir el calor y, por supuesto, el postre. Lo mejor para este plan de Perseidas y pícnic es la fruta. Llevadla cortada en piezas pequeñas o haced un smoothie con distintas variedades, como ciruela, arándanos y plátano, que os aportará el punto dulce que tanto apetece después de una buena cena pero sin empalagaros demasiado.

Coged vuestra cesta y vuestro mantel, una linterna o farol y seleccionar el spot ideal que este plan de Perseidas y picnic solo ocurre una semana al año.

Deja un comentario