No falla: siempre que Mercadona añade a su nómina de productos alguna novedad (cuando modifica algo en la fórmula de alguno de sus artículos también sucede), una considerable tropa de usuarios se lanza a comprarlos para, posteriormente, emitir sus juicios (sobre todo en redes sociales). Y por esa razón la compañía de Juan Roig, conocedora de la curiosidad que suscita en su infinita clientela, mantiene su inventario en constante movimiento.

Lee también: 5 productos de Mercadona que tienes que probar ya mismo

Eso es precisamente lo que ha pasado con la nueva pechuga de pollo (entera, al natural) en latas que ha empezado a vender ahora en algunos de sus establecimientos la conocida cadena de supermercados. Se trata, claro, de un producto industrial, aunque puede considerarse como un alimento saludable. ¿Que por qué? Porque es lo que conocemos como un «buen procesado», es decir, un alimento con pocos ingredientes y que no empeoran sus cualidades nutricionales. En esta ocasión, el pollo en lata de Mercadona solo contiene pechuga de pollo, agua y sal.

Y mucha proteína

Este innovador pollo se comercializa en envases de 160 gramos (compuestos de dos latas de 80 gramos cada una), a un precio de 1,62 euros. Y por eso promete posicionarse como la mejor y más económica solución para redondear las ensaladas que comemos y/o cenamos. A pesar de que, realmente, el contenido de alimento es algo menor: cada una de estas latas tienen un peso escurrido de 52 gramos, es decir, que el pack entero pesa 104 gramos cuando se elimina el líquido.

Según su etiquetado, 100 gramos de este pollo aportan 133 kilocalorías y, por tanto, una lata contiene solo 69 kilocalorías. De ahí que su aporte nutricional más interesante sean las proteínas: estas ocupan el 30% de su composición, y otras, como las grasas, tan solo el 1,5% del total.

Deja un comentario

Cancelar la respuesta