Lo único que alcanzamos a decir después de descubrir sus principales beneficios es que estamos ante un superalimento muy difícil de superar en ventajas nutricionales por el resto de frutas y del que no queremos prescindir para tener una salud de campeones.

Como aperitivo, guarnición de platos principales de carne o como ingrediente esencial de una buena rebanada de pan untado. De cualquier forma podemos consumirlo y sólo de una podemos beneficiarnos: comiendo un pedacito de su carne una vez al día.

Y por si no controlas sus beneficios, Tapas te los pone en bandeja.

El otoño es la estación preferida del membrillo. ¿Quieres saber por qué?

El membrillo es uno de los alimentos más bajos en calorías, sólo 52 calorías por un membrillo de tamaño mediano, por lo que no tenemos que prescindir de él durante el desarrollo de una dieta.

El otoño es la estación preferida del membrillo. ¿Quieres saber por qué?

Aporta el 23% de la vitamina C que nuestro cuerpo necesita para funcionar en condiciones y sin daños a la salud.

El otoño es la estación preferida del membrillo. ¿Quieres saber por qué?

Hablamos de un regulador hepático natural y de un alto poder digestivo.

El otoño es la estación preferida del membrillo. ¿Quieres saber por qué?

Es rico en potasio y hierro, por lo que los problemas de anemia pueden ser cosa del pasado.

El otoño es la estación preferida del membrillo. ¿Quieres saber por qué?

Ayuda a regular el ácido úrico al tratarse de un diurético natural rico, también, en ácido málico.

El otoño es la estación preferida del membrillo. ¿Quieres saber por qué?

Rico en fibra, por lo que es un periquete podemos regular el tránsito intestinal.