Mixologya, el evento de coctelería más relevante del momento, ha concluido con una serie de lecciones que pensamos bebernos en vaso de tubo y con mucho hielo, porque el tipo de vaso que empleemos para servir nuestras copas es tan importante como la combinación de ingredientes que elijamos. ¿Te animas a aprender con nosotros todo lo que hemos descubierto en la edición de este año de Mixologya?

 

Son muchas las marcas de VARMA las que se han dado cita en este evento y han sido los Brands Ambassadors de este grupo quienes nos han proporcionado información relevante entre la relación vaso-bebida.

No existe el vaso universal, pero el perfecto para cada tipo de bebida y hay tantos vasos como bebidas. Por ejemplo, la copa de balón nos permite poner mucho hielo, así que es ideal para las ginebras y las tónicas, un gin tonic agradece mucho este vaso.

Sin embargo, el clásico vaso de tubo vuelve con más fuerza que nunca y con una cara renovada: más ancho que el habitual, permitiendo una mejor oxigenación de las bebidas y consiguiendo que más copas se puedan poner en este vaso.

El whisky y el ron encuentran su nicho en los vasos de culo ancho y bajos, con el único objetivo de poder apreciar en nariz la diversidad de matices que una copa de estos dos destilados contiene, como los vasos Glencairn.

Y, por supuesto, también nos han informado de una amplia variedad de vasos nuevos y personalizados que están surgiendo por exigencias del consumidor.