La pregunta sería, ¿pero hay algo que no arregle una buena hamburguesa? Y la respuesta nuestra no se haría esperar: no.

Incluso nos atreveríamos a decirte –y con toda la seguridad del mundo- que puede llegar a ser el alimento más saludable que hayas comido hasta el momento. Sólo tenemos que hacer unos pequeños retoques en su lista de ingredientes y dedicarnos a disfrutar de ella sabiendo que, no sólo vamos a estar saludablemente alimentados, también pondremos remedio a un tedioso mal: la falta de apetito sexual.

No hablamos de una hamburguesa al uso, no. Sustituyendo su carne por otras versiones tan deliciosas o más que la tradicional y formando hasta 50 tipos de comida podemos consumir una hamburguesa sana, sólo necesitamos valernos de alimentos saludables e imaginación para un montándolos unos encima de otros: libre de carne, de lácteos, con un pan elaborado con té matcha y una carne de betabel, quinoa, hongos, granos de soya y especias subtropicales.

Son algunos de los alimentos que, al estar libre de hormonas, conservantes, colorantes y añadidos, nos permiten disfrutar de los beneficios de cada ingrediente al 100%, provocando así una asimilación total de los antioxidantes, facilitando el flujo sanguíneo, con su consiguiente aumento del deseo sexual.

Por si fuera poco, su degustación se hace más apetitosa con la inclusión de otros componentes como el aguacate, batata o patata morada y una salsa hecha a base de cacao natural, nueces y miel.

Sólo así podemos hablar de la hamburguesa más nutritiva que existe ya que contiene los cinco grupos de alimentos recomendados con sus correspondientes minerales, vitaminas y contenido en fibra.