¿A quién no le gustan los mejillones acompañados de unas patatas fritas y un buen vermú o una buena escalivada con pimientos y atún del Cantábrico en aceite de oliva?Puede que no lo sepas, pero las conservas son un plato muy saludable que carece de conservantes y de aditivos alimentarios. Están deliciosos en aceite o en escabeche. En bote o en lata. Y encima no tienes que cocinar. ¿Qué más necesitas para empezar a comerlas?

Latas que no puedes dejar de probar

Navajas  y berberechos de Güeyu Mar Sus conservas pasan siempre por la plancha, la primera vez con cáscara y la segunda sin ella, por lo que el sabor de Güeyu Mar es inconfundible.

Latas que no puedes dejar de probar

Sardinas de Pesasur Su elaboración artesanal en aceite de oliva virgen extra ecológico y de piezas grandes les permite envasar una media de entre tres y cuatro sardinas por bote. Y además, todo de origen español.

Latas que no puedes dejar de probar

Mejillones en escabeche. Directos desde las Rías Gallegas, las latas de mejillones en escabeche fritos de Conservas Cambados contienen entre 16 y 20 piezas. Un aperitivo ideal para cualquier fin de semana.

Latas que no puedes dejar de probar

Conservas nudista Este local situado en la calle Luchana de Madrid, además de ser uno de los mejores lugares en donde probar sus conservas, tiene la posibilidad de que te las lleves para disfrutarlas en casa. Elige entre las de marisco, verduras o pescado. O llévatelas todas.

[td_smart_list_end]