Galicia es una de los templos gastronómicos de nuestro país. Desde el pulpo a feira con cachelos hasta los grelos o las filloas. Nos enamoramos de una tradición culinaria y de su entorno. Vigo es una de esas ciudades en las que puedes disfrutar de un fin de semana redondo donde los más foodies encontrarán su patio de recreo. Tapeo, vinos, cafeterías y mucho mucho hambre de descubrir sitios nuevos. Estos son los restaurantes de moda en Vigo que más nos gustan.

Silabario

Silabario cuenta con una estrella Michelín y un sol Repsol. Su carta respeta la tradición amoldándola a los tiempos a base de la «nueva cocina gallega». ¿Su localización? Bajo una cúpula de 154 paneles de cristal en la sede del Celta de Vigo. El chef, Alberto González, es local y apuesta por la calidad del producto y por una cocina de raíces. De hecho, así se llama uno de los menús degustación que ofrecen en el restaurante.

Otras de sus propuestas son Berbés (el menú semanal) o Tempo, una versión directa de la cocina de temporada. ¿Como plato imprescindible? La lamprea de temporada.

La Cultural

La Cultural es el restaurante de moda de Vigo para tomar el brunch. Una cafetería perfecta para esta comida temprana o desayuno tardío que, además, será un escenario muy instagrameable. Una propuesta contundente y llena de color sin olvidarse de ser sano y nutritivo.

La carta abierta permite degustar tus platos favoritos, sean dulces o salados. La fusión es una nota muy presente en todas la elaboraciones de La Cultural. De hecho encontrarás yakisoba para desayunar pero también un bagel noruego, la tosta de jamón serrano más nacional y platos muy americanos como el pilly cheesesteak.

Morrofino

Steak Tartar Morrofino, Vigo

Morrofino es una taberna restaurante imprescindible de Vigo. Su ambiente acogedor, su servicio y su menú hacen que sea una verdadera experiencia gourmet.

El menú es muy completo y sus elaboraciones son originales y sorprendentes, además de estéticamente cuidadas. Cocina urbana y abierta tras la barra para que los fogones sean el foco de todas las miradas. La carta puede ir variando pero las buenas lenguas hablan maravillas de su pulpo y de su postre. No te hacemos más spoiler para que vayas a probarlo.

La Mar Salada

En La Mar Salada se cocina al estilo tradicional gallego, aunque con toques de creatividad y delicadeza muy personales del chef Leopoldo Varela (Pol, cariñosamente para los clientes). Los matices y la sutileza se reflejan tanto en la carta como en las sugerencias del día, muy ligadas al mercado diario.

Los pescados al horno (sargo y lubina) servidos en mesa son su especialidad. Sabores y una cultura muy atlántica con algunos platos fusión como las samosas indias de carne o los riçoes de camarão, una mezcla portuguesa de empanadilla y croqueta.

Detapaencepa

Detapaencepa combina en dos espacios una misma propuesta gastronómica. Mesas altas para un tapeo más informal entre vinos y una larga barra. Mientras, en la segunda plata se disfruta un ambiente más sereno y clásico con mantel blanco.

El restaurante cuenta con una degustación de tapas, un menú gastronómico y cenas con maridaje. Su bodega ha sido cuidadosamente seleccionada por el equipo, que trabaja para que la experiencia en el local sea todo un éxito. Platos que no puedes olvidarte: anchoas y escabeches, mariscos y los productos de temporada.

Maruja Limón

«Sin tradición no hay vanguardia» es la frase de la que parte el restaurante de Vigo Maruja Limón. Con una estrella Michelín y dos soles Repsol, el establecimiento se sitúa a pocos metros del paseo marítimo.

La cocina gallega se moderniza y se funde con influencias internacionales y texturas que despertarán los sentimientos de cualquier comensal. Una experiencia sin mantel ni formalidades con la que el chef autodidacta Rafael Centeno, junto con Inés Abril y Daniel Alonso, despierta todo un mundo de sensaciones a base de productos gallegos de proximidad.

Deja un comentario

Cancelar la respuesta