Llevas el coche hasta arriba de maletas llenas de «por si acaso», fuera hay un sol abrasador y parece que el aire acondicionado se está rindiendo. Los niños, el perro… El tráfico de la carretera no avanza y en lo único que piensas es en tumbarte en la playa como un lagarto. No desesperes, en el camino encontrarás estos oasis: los mejores restaurantes de carretera que merecen una parada (porque tú también te mereces un poco de pause).

Landa, el clásico (A-1, km 235, Burgos)

Nunca es demasiado pronto para unos huevos fritos con morcilla, sino que se lo digan a Landa, que sirve más de 500 platos de esta oda a Burgos al día. Además, por si te quedas con hambre, los acompañan con pimientos de piquillo o panceta. Son el antídoto perfecto para dormir a todo aquel que se queje de tu música. Si vas con tiempo, o viajas de noche, no descartes quedarte a dormir allí, nadar en su piscina con aire gótico y disfrutar, a la mañana siguiente, de este desayuno de campeones en la terraza del local.

El Lagar de Milagros, alabanza al cordero (A-1, km 146, Burgos)

Un cordero no se come en media hora, por lo que Milagros no será una parada rápida, pero merece la pena. El lechazo es su especialidad y acompañado de su ensalada (elaborada solo con lechuga y cebolla) será la dosis de energía que necesitas para continuar el viaje. En su zona de barra podrás degustar otros manjares, como los huevos con morcilla y los torreznos.

Venta Carmen, bocata-parada (A-6, km 250, San Esteban del Molar, Zamora)

Hay que tener cuidado para no pasarse Venta Carmen, ya que las salidas anteriores y su entrada (un poco rebuscada) os harán pensar que no es allí. Los embutidos son de primera calidad y los podréis comprar al vacío a precios razonables. Su oferta de bocadillos es variada y el trato es muy cercano. Una parada express para los que quieren llegar ya a su destino.

Café Bar A Rella (Rúa Atallo, 1. A Gudiña, Ourense)

En la autovía de las Rías Baixas se encuentra este hotel restaurante, donde hay que probar la tortilla sí o sí. Se nota que está al comienzo de Galicia y comienzan las tortillas marca Betanzos. Sus bocadillos y montaditos con pan gallego están riquísimos. Y el café también. A Rella es parada obligatoria si veraneáis por allí.

Nuevo Chankete, el mar sobre la mesa (A-44, km 135, Granada)

En la autovía de Sierra Nevada-Costa Tropical está Nuevo Chankete, una marisquería en la que el dueño busca todos los días el mejor pescado para su menú. Más de mil camioneros (nadie más experto que ellos en los mejores restaurantes de carretera que merecen una parada) han recomendado y descubierto allí los tesoros del mar. ¿A quién le apetece probar un poquito de pescaíto y marisco antes de llegar a la playa?

Deja un comentario

Cancelar la respuesta