Desde 1940, Garbel, la taberna castiza vanguardista de Chueca, ha ido adaptando su oferta gastronómica del mediodía a las tendencias más actuales. Eso sí, sin perder la esencia que la define: un local que recoge el espíritu de taberna castiza con una revisión vanguardista tanto en estética como en carta.

Y esta revisión pasa exactamente por un menú de tres opciones y unas meriendas muy golosas.

Los mediodías de Garbel se superan con menús triples

Garbel está situado en pleno corazón de Chueca (Calle Infantas, 28) y presenta una estética urbana muy adaptada a los tiempos actuales, tanto en la decoración del local como en la amplia variedad del menú.

Los mediodías de Garbel se superan con menús triples

El triplete de Garbel está en su menú: por un precio de 10 euros ofrece tres opciones que van desde el bocadillo reinventado, los platos de cuchara hasta los platos combinados para las opciones más equilibradas.

Los mediodías de Garbel se superan con menús triples

Quienes no tengan tiempo de sentarse a mesa y mantel, la opción del bocadillo viene acompañada de una fresca ensalada, a completar con bebida, postre y café.

Los mediodías de Garbel se superan con menús triples

Todavía estamos a tiempo de dar protagonismo a la cuchara: estofados, potajes, cocido, fabada, son algunos de los platos que también se sirven en Garbel.

Los mediodías de Garbel se superan con menús triples

Los platos combinados se ofertan como plato único y es la mejor opción para probar diferentes productos de la carta y tomar una ración equilibrada de alimentos.

Los mediodías de Garbel se superan con menús triples

Las hamburguesas suponen el plato estrella de Garbel: un sello de identidad de este local urban food.

Los mediodías de Garbel se superan con menús triples

Las meriendas también son muy representativas, ya que por 4 euros podemos degustar una bebida junto a una porción de bizcocho o tarta.

Los mediodías de Garbel se superan con menús triples

¿Nuestra preferida? La tarta velvet o de zanahoria.