No es uno de los alimentos que más veces consumamos, pero de todas las ocasiones en las que sí lo hemos probado guardamos un grato recuerdo. Ahora que se nos ha antojado dedicar más tiempo al seitán, nos hemos informado detalladamente de todas sus propiedades y beneficios que contiene este manjar. Y es que son muchos, así que ya sólo nos queda atarnos el delantal y empezar a preparar recetas creativas, sabrosas y sanas, tres características que no faltarán en estos platos.

Un momento, ¿sabrás de qué hablamos cuando nos referimos al seitán, no? En el caso de que no sepas ubicar este alimento, te damos algunas pinceladas. Se trata de un preparado a base de gluten de trigo, muy presente en la cocina macrobiótica y basada en elaboraciones tradicionales de China y Japón. Se le suele denominar ‘carne vegetal’, puesto que su aspecto es similar una vez cocinado.

Ahora que ya sabes lo fundamental, descubre por qué tienes que decirle sí al seitán.

Los cinco ‘sí’ del seitán

Uno de sus principales encantos es que ayuda a bajar de peso. No cuenta prácticamente con carbohidratos ni grasas añadidas, por lo que su consumo en las dietas puede ser asiduo.

Los cinco ‘sí’ del seitán

Tiene apariencia de carne pero es mucho mejor ya que contiene más minerales y calcio.

Los cinco ‘sí’ del seitán

Que se trate de un alimento graso se debe al poder de la lecitina, que es tan abundante que no deja hueco a las grasas.

Los cinco ‘sí’ del seitán

También es bueno en la lucha contra el colesterol malo y, en general, contra muchas enfermedades y anomalías. Sobre todo, en las cardiovasculares.

Los cinco ‘sí’ del seitán

Se trata de una proteína natural y vegetal por lo que es muy válida como complemento alimenticio en personas que practican mucho deporte.