No todo lo que brilla es oro, o sí. Una enigmática marca de vodka elaborado con patatas británicas y bautizado con el nombre del quinto emperador del imperio romano, Nero Claudius Caesar Augustus, servía para blanquear dinero del crimen organizado y patrocinaba fiestas en beach clubs, discotecas y restaurantes de lujo en la Costa del Sol (Málaga).

De acuerdo a la Guardia Civil, este vistoso y prometedor vodka encabezaba una red de blanqueo de capitales capaz de lavar hasta 350.000 euros al día a través del ‘sistema hawala’, un antiguo sistema de intercambio de divisas que puede mover millones de dólares en el mundo sin que se sepa con exactitud los montos ni quienes los manejan ya que no deja registros porque se basa en la confianza compartida por sus intermediarios.

El jefe de esa organización en la Costa del Sol era el inglés John Morrissey, afincado en esa zona desde el 2000, y afiliado al clan irlandés Kinahan, un grupo del crimen organizado que también opera en Inglaterra, Emiratos Árabes Unidos y algunos países de Sudamérica, de acuerdo a EL PAÍS.

Morrissey también figuraba como embajador oficial de la marca. Hasta este momento, la Guardia Civil ha detenido a tres personas en España y a una en Inglaterra implicadas en este negocio. Estados Unidos tenía fichado a Morrissey desde abril.

«Al estar hecho de patatas en lugar de granos, el carácter distintivo se asemeja a toques de vainilla con fragantes tonos de cítricos y casi sin alcohol en la nariz. Los niveles adicionales de dulzura del almidón de patata en el aroma de Nero lo distinguen de la pesada carga de etanol comúnmente presente en los vodkas de grano», así describe la página thebottleclub a este vodka, y se puede comprar por 34.99 euros.

Incluso este vodka ganó dos premios en 2020, uno por el diseño de espada de su botella y otro por la categoría de «otros vodkas» por la competición SIP Awards, según recoge EL PAÍS.

La aparente exitosa bebida, en realidad, se utilizaba para entrar a un público adinerado en fiestas y eventos de Puerto Banús, Marbella, Benalmádena y Mijas.

Deja un comentario

Cancelar la respuesta