Con el videoclip de la nueva canción del artista, ya en los primeros puestos de éxitos, Justin Timberlake demuestra que cualquier actividad, hasta comer y hacer la compra, puede ser divertida si le pones algo de música y algún que otro movimiento de cadera.

Can’t stop the feeling ya está sonando en los oídos de cualquier amante de la música que se precie, ¡hasta ha conseguido desbancar de los primeros puestos en las lista de éxitos de Estados Unidos al One Dance de Drake!

Y, aunque Timberlake siempre haya sido un hombre de buen ver, tenga una pegadiza voz y sus canciones sean siempre un auténtico boom del verano, puede que esta vez la razón esté en sus dotes hogareños que muestra en el videoclip de la canción: un Justin sentado a la mesa comiendo tarta y un Justin decidido a hacer la compra a ritmo de música y bailoteo.

Seguro que al cantante un carrito de la compra nunca le dio tantos éxitos (musicales y económicos).