¿Cómo sería tener un huerto en tu cocina? De los de siempre, de los que requieren sombrero y maña para mantenerlo sano y bonito. Algo parecido pero sin tener que sufrir las consecuencias de pasar el día en el campo. Más bien, con un invernadero portátil que te permite ir tirando de vegetales mientras preparas algo de comer.

La tecnología es lo que tiene, que cuando te quieres dar cuenta, sacas un ramillete de lechuga de un invernadero portátil más pequeño que un microondas.

Así es el nuevo invento que Nanofarm, con la ayuda creativa de dos ingenieros, ha creado para facilitar tu deseo de tener un huerto en casa.

Sólo hay que ir a la página oficial, aquí seleccionar qué tipo de cultivo queremos hacer y Nanofarm nos enviará una funda de plástico perforada con semillas, lista para incluir en este invernadero portátil y dejar que se cultive sin prestar ningún tipo de atención ni cuidado.

Las semillas que se facilitan son orgánicas, libres de pesticidas, y sólo habrá que incluirlas en esta despensa portátil, añadir agua y esperar a que al luz se encienda avisándonos de que ya tenemos cosecha.

Por ahora este invento está a la espera de conseguir fondos para financiarse y en campaña de Kickstarter, pero se cree que estará a la venta en poco tiempo.