Si nos preguntaran a nosotros diríamos que mucho chocolate nunca es demasiado, pero siempre y cuando venga en formato comestible. Lo de olerlo y no poderlo comer no sabemos si nos termina de convencer, pero vamos a saber un poco más para poder formarnos una decisión argumentada.

Koukando, una compañía japonesa de incienso, parece estar más seguro que nosotros en esto de decantarse a favor del incienso de chocolate, y es que consideran que siempre es bueno tener un incienso que nos recuerde al placer de comer brownie caliente, galletas de chocolate recién hechas o, directamente, chocolate fundido.

Olores que nos son conocidos y que tanto nos gustan bajo la línea de incienso llamada The Memories of Scent, la cual busca recrear los olores que mayor placer nos producen, entre ellos, todo lo que lleve chocolate.

No sabemos cómo de sano para nuestra ansiedad sería no poder dejar de absorber el olor a chocolate derritiéndose y no poder hincar el diente a la barra de incienso.