La cocina es, sin duda, el espacio doméstico primigenio y principal. Fue históricamente el núcleo fundacional del hogar, organizado en torno al fuego, y se ha convertido en la actualidad en la estancia más sofisticada de una casa. Allí confluye la máxima prestación de servicios y equipamiento: energía eléctrica, gas, agua, para procurarnos no solo un espacio de preparación culinaria, sino también un lugar donde estar, degustar y compartir.

Su infraestructura se compone de diversas zonas: de preparación, cocción, limpieza, refrigeración y almacenamiento. Para esto precisa de una superficie de trabajo, una zona de agua y los electrodomésticos fundamentales, como la placa de cocción, el horno o el frigorífico. Pero a la vez, una gran familia de objetos que han ido creciendo con el paso de los años, ideados para preparar, cocinar o presentar los alimentos: desde los humildes recipientes de barro cocido para calentar, hasta los sofisticados utensilios de cocina de vanguardia.

“Design Master Chefs. Diseños que han revolucionado la cocina actual”

Pero no se trata de objetos de museo, sino de diseños totalmente vigentes y al alcance de todo el mundo, que han conseguido el aprecio del consumidor y el reconocimiento del sector del diseño. La exposición “Design Master Chefs. Diseños que han revolucionado la cocina actual”, acogida por ICONNO y comisariada por el arquitecto y diseñador Juli Capella, reúne más de una treintena de ellos, elementos que han cambiado la percepción del mundo de la cocina.

Aviso a navegantes: se podrá visitar hasta el 30 de junio en Jorge Juan, 38, incluye algunas de las innovaciones más destacadas de la firma de cocinas alemana SieMatic, cuenta con la colaboración especial de Alessi y Alambique (la prestigiosa tienda de menaje y escuela de cocina) y deja hueco a algunas de las reputadas marcas internacionales y puntos de venta de menaje de diseño, como Bodum, Bra, Braun, Claudia and Julia, Complementos del Café, Guerrero Claude, IItala, Kenwood y Knindustrie. A continuación, una selección de las piezas más destacadas y parte de la historia que hay tras ellas.

Cazuela Coquelle

Diseñador: Raymond Loewy. Productora: Le Creuset. Año: 1958.

En 1925, dos industriales belgas se reunieron en la Expo de Bruselas: uno, especialista en esmaltado; el otro, experto en fundición. Juntos “descifraron el código” para esmaltar hierro fundido y llenar las cocinas de color. Armand Desaegher y Octave Aubecq acordaron colaborar y definieron el proceso básico de producción de la cocotte de hierro fundido esmaltado. Cuando crearon un prototipo funcional en 1925, nació Le Creuset. En 1958, Raymond Loewy, el diseñador americano “padre del Streamlining” y del diseño industrial, rediseñó la tradicional cacerola redonda con un estilo minimalista para atraer los gustos de la sociedad de posguerra.

Sifón Gourmet Whip

Diseño sifón original: Karl Fischer-Pochtler. Productora: ISI.

La empresa austriaca ISI, fundada en 1867 se inicia en la producción de jeringuillas. Pero posteriormente abre una división dedicada a los sifones de soda. En 1966 da un vuelco al sistema introduciendo cápsulas de CO2 para mezclar con agua y crear la soda al momento. El paso siguiente es crear cápsulas de N2O óxido de nitrógeno, para crear espumas. Pero no es hasta que Ferran Adrià, desde la empresa distribuidora ICC, los lanza al mercado como instrumento de la alta
cocina, que adquiere popularidad internacional.
Adrià presentó su primera espuma en un menú de 1994, en el mítico restaurante elBulli, de Girona. Hoy en día este instrumento ha dado el salto de la alta gastronomía al ámbito doméstico.

Exprimidor Juicy Salif

Diseñador: Philippe Starck. Productora: Alessi. Año: 1990.

Cuenta Philippe Starck que lo diseñó en cinco minutos mientras esperaba una pizza en un restaurante de la isla italiana de Capraia. Se le ocurrió al exprimir un trozo del limón para aderezar los calamares del aperitivo. Dibujó la ocurrencia de un exprimidor en un mantel individual de papel, y prácticamente así, lo envió a Alessi que lo produjo en 1990. Desde un principio causó gran revuelo, dada su escasa practicidad. Pero por otro lado ha logrado llevar una escultura hasta la cocina. Él mismo dice que este exprimidor no está pensado para exprimir limones, sino para iniciar conversaciones. En el 10º aniversario se hicieron 10.000 unidades bañadas en oro, y en el 25º, ediciones en diversos colores.

Hervidor Pito

Diseñador: Frank Gehry. Productora: Alessi. Año: 1992.

Es uno de los pocos objetos diseñados por el arquitecto americano Frank Gehry. Su motivo principal es el de los peces, ya utilizado en sus esculturas o edificios. Se trata de dos estilizadas formas de pez, una resuelve el mango y otra hace de cierre y silbato, y están realizadas en madera de caoba. Los peces juegan sobre la superficie de acero inoxidable, como saltando sobre el agua. La forma de los peces es muy similar a la de la escultura del pez del Puerto Olímpico de Barcelona, diseñado justo en la misma época. El nombre de Pito, en español, se debe a la influencia de su esposa panameña.

Batidora Minipimer MQ9

Diseñador del modelo original: Gabriel Lluelles. Productora: Braun. Año: 1959.

Es una de las invenciones culinarias españolas más relevantes, y a nivel mundial. En 1957, Gabriel Lluelles, que trabajaba para la empresa Pimer (Pequeñas Industrias Mecánico-Eléctricas Reunidas), fabricante de pequeños electrodomésticos, tuvo la idea, asesorado por su mujer, de independizar las cuchillas con el motor, del vaso clásico de las batidoras americanas, con el fin de hacerlo más pequeño, manejable y fácil de limpiar. Y más económico, la España del momento no podía comprar un electrodoméstico tan caro. En 1962, Pimer fue absorbida por la empresa alemana Braun. Desde entonces, la Braun Minipimer ha evolucionado, incrementando su potencia, haciendo desmontable el brazo de metal para facilitar su limpieza, etc., pero en su esencia difiere poco de ese afortunado diseño, y mantiene su nombre, ya sinónimo de batidora.

Deja un comentario

Cancelar la respuesta