El joven cocinero Eneko Atxa (Amorebieta, Vizcaya, 1977) es uno de los grandes nombres de la culinaria española actual. Lo demuestran, entre otras cosas, las cinco estrellas Michelin que ha conseguido (tres en Azurmendi, que funciona ya a todo ritmo; una en Eneko Bilbao, a día de hoy cerrado; y otra en Eneko Larrabetxu), además de sus restaurantes en Tokio, Londres, Lisboa y Japón. El chef vizcaíno no para… y lejos de dormirse en los laureles, continúa dando forma a nuevos proyectos: el 30 de septiembre abrirá en Sevilla un nuevo restaurante Basque, una marca y concepto en expansión que a su vez llegará también a Bruselas en octubre.

Las ideas a las que Atxa ha estado dándole forma durante el terrible año que ha experimentado el sector hostelero comienzan así a hacerse realidad, gracias en gran parte a su colaboración con la cadena de hoteles Radisson. En los nuevos Basques, el cocinero apuesta por una propuesta gastronómica informal y actual, regida por fórmulas tradicionales vascas pero con matices locales. La parrilla es la protagonista indiscutible y entre los platos estrella figuran el salmonete a la llama y los brioches de rabo o de anguila.

Y en 2022, nuevo concepto de fusión vasco-japonesa

Pero la cosa no se queda ahí: Eneko Atxa tiene más fuerzas que nunca para cocinar y ultima, además, un nuevo concepto de fusión vasco-japonesa para Madrid y Bilbao, que verá la luz en 2022 (las aperturas ya están programadas). Y es que tras levantar la persiana de sus dos restaurantes en el país de los cerezos, la relación del maestro con lo japonés fue aumentando. De ahí que gastrónomos de aquí y de allá ya notasen ciertas influencias niponas en las elaboraciones de Azurmendi… incluso antes de que el chef pisase el suelo del reino del Sol Naciente.

Deja un comentario