Haz clic aquí para leer la versión en inglés.

Del queso se ha llegado a decir que es tan adictivo como una droga, según un estudio de la Universidad de Michigan. No es de extrañar que sea uno de los alimentos que más pasiones levanta. De hecho, en países como Francia, Italia o Suiza, cada persona consume de media más de 20 kg de queso al año. Por eso, si te contamos que una empresa está pagando 1.000 € sólo por comer queso cada noche durante 3 meses, seguro que te presentarías como candidato.

La compañía que ha lanzado esta curiosa iniciativa es Sleep Junkie, dedicada a realizar estudios para analizar por qué y cómo el sueño afecta a nuestra vida diaria, para facilitar el sueño a las personas y así llevar una vida más feliz y saludable. Para ello, llevan a cabo diferentes acciones como probar nuevos colchones o almohadas o investigaciones como las que te contamos a continuación.

Soñadores lácteos para comprobar si comer queso provoca pesadillas

Siempre se ha comentado que comer queso por la noche puede provocar pesadillas. Con esta premisa, Sleep Junkie quiere contratar a un equipo de ‘soñadores lácteos’ para comprobar el impacto real que tiene comer queso en la calidad del sueño, los niveles de energía y la probabilidad de tener pesadillas.

Los elegidos recibirán una remuneración de 1.000 por convertirse en probadores de queso. Los gastos relacionados con el queso también serán cubiertos por la empresa. Se trata de un trabajo muy sencillo. Estos soñadores lácteos serán sus probadores oficiales de queso y tendrán que deberán consumir cada semana distintos tipos de queso, como el azul, el duro, el de maduración blanda y el fundido, así como quesos veganos y sin lactosa. Durante el proceso, darán su opinión sincera sobre cómo afecta a su calidad del sueño.

Para participar en este estudio, debes cumplir una serie de requisitos: tener al menos 21 años, poseer un reloj inteligente o un dispositivo de seguimiento del estado físico que realice un seguimiento del sueño, tener un horario de sueño constante y poder dormir solo durante las pruebas. Tampoco debes padecer problemas de sueño ni intolerancias a los lácteos o la lactosa. El proyecto se iniciará en marzo y tendrá una duración de 3 meses. En cuanto se acabe el estudio, el soñador recibirá una compensación de 1.000 €. Si eres de Estdos Unidos y quieres aplicar a este «empleo», aquí puedes dejar tu solicitud.

Deja un comentario

Cancelar la respuesta