Se ha escrito mucho sobre las preferencias gastronómicas del presidente Donald Trump como sus banquetes de McDonalds y Wendys en la Casa Blanca con patatas fritas y un buen pastel de chocolate. Pero menos se ha oído de los gustos culinarios de Joe Biden, candidato demócrata en las elecciones de EEUU.

Aunque se vea un tipo de poco comer, sus preferencias alimentarias están más relacionados con las calorías que con un lujoso champán o caviar. Todo el mundo sabe que Biden siente un extremo amor por el helado, los dulces, los batidos o las natillas.

Durante su visita a la sede de Colombus, Ohio, en 2016, confesó su pasión por el espléndido helado de Jenis. Y aunque el local ofrece sabores gourmet de todo tipo, como queso de cabra con cerezas, el helado favorito de Biden es algo más clásico: chocolate. Incluso hizo una edición especial con este sabor y le puso su nombre durante el discurso de apertura en la Universidad de Cornell en 2017.

Pizza, pasta y fast food

Pero aquí no termina todo, y es que gracias a diferentes informes de la prensa de la Casa Blanca, sabemos que la constitución de Biden no se debe precisamente a su dieta.

Durante la campaña de pre-elección del presidente Obama, recorrió restaurantes, pizzerías, cafés y cafeterías consumiendo una gran cantidad de fast food, entre los cuales destaca un plato de pasta: pomodori cabello de ángel.

Por lo que entendemos, no es precisamente un fanático de las verduras, pero podemos decir que le gusta tener el estómago bien lleno. ¿Llenará Joe Biden de helados la nevera de la Casa Blanca si gana las elecciones de EEUU?

Sigue leyendo: 

Deja un comentario