Nuestro país es uno de los mayores productores de vino del mundo (Italia y Francia acechan, están ahí…) y, además, lidera la tabla de máximos exportadores de todo el planeta. Es tierra de vinos, lo sabemos y nos fascina. Como también nos fascina tomarlos y presumir ante foráneos (¿por qué no?) de la gran tradición vitivinícola de nuestra tierra. La nómina de referencias es tan extensa (aumenta cada año) que marea… Y por eso nos hemos lanzado a recorrer todas las Comunidades Autónomas en busca de las que no puedes dejar de probar.

Campillo 57 Gran Reserva 2013 – País Vasco

El pasado mes de agosto, el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación concedió el Premio Alimentos de España al Mejor Vino, año 2021, ex aequo, a los vinos Campillo 57 Gran Reserva 2013, de la Denominación de Origen Calificada Rioja, de Bodegas Campillo (Laguardia, Álava), y Vilarnau Ecológico Brut Rosado Reserva, de la Denominación de Origen Cava, de Bodegas González Byass. Información sobre el que nos atañe ahora mismo (del segundo hablaremos líneas abajo): es un tinto elaborado con uvas de las variedades tempranillo y graciano, de la añada 2013, que homenajea a la cuarta generación al frente de la bodega. La vendimia y la selección se realizan de forma manual. En boca es suave, redondo y con cuerpo.

Oloroso Tradición Vors – Andalucía

En la XIX Edición del Concurso Internacional de Vinos Bacchus 2021, celebrada en Madrid en el mes de febrero, el oloroso de Bodegas Tradición (DO Jerez–Xérès– Sherry) recibió el Gran Bacchus de Oro 2021, un premio que lo posiciona como el mejor generoso del mundo en la actualidad. Pero no ha sido la primera vez que se ha hecho con el galardón: en 2017 y 2019 también se alzó triunfador. Viejo, poderoso y de gran pureza, se trata de un vino complejo y de vinosidad muy evolucionada, con gran concentración de golosos aromas, que promete sofisticar cualquier mesa y colmar los espíritus más hedonistas. Muestra un color caoba con ribetes cobrizos y nariz de recuerdos a nuez, a notas tostadas y balsámicas. En la boca es aterciopelado, potente, armonioso, con gran retronasal y persistencia.

De Alberto Dorado – Castilla y León

Bodegas de Alberto es actualmente el único elaborador tradicional del Dorado de Rueda, bajo exclusivo método de crianza oxidativa en damajuanas expuestas al sol y posterior envejecimiento en soleras. Elaborado con la variedad Verdejo, destaca por sus distinciones como uno de los mejores del mundo (Medalla de oro Premios Mezquita 2020, Medalla de Gran Oro Bacchus 2020, Medalla de bronce Sommelier Wine Awards 2020…). Tiene un color oro viejo, limpio y brillante, y su aroma, intenso y complejo, recuerdos de frutos secos. De Alberto forma parte de la Ruta del Vino de Rueda, una iniciativa que promueve el enoturismo de calidad, recorre las provincias de Segovia, Ávila y Valladolid y acoge 22 municipios con historia, 30 bodegas visitables, 46 monumentos declarados Bien de Interés Cultural, un rico patrimonio culinario y multitud de actividades para realizar en la naturaleza.

Vilarnau Ecológico Brut Rosado Reserva – Cataluña

Como comentábamos al inicio de este artículo, este ha sido uno de los galardonados (ex aequo con el Campillo 57 Gran Reserva 2013) con el Premio Alimentos de España al Mejor Vino, año 2021. El cava Vilarnau Ecológico Brut Rosado Reserva se obtiene de un coupage de las variedades garnacha tinta (85%) y pinot noir (15%). Y las uvas que se usan para su elaboración proceden de viñedos propios, ubicados en el entorno de la cava. La bodega (hace más de 40 años, Vilarnau se integró al grupo González Byass) está en la finca Can Petit i les Planes de Vilarnau. En boca es suave, muy cremoso, fresco y elegante.

Viña Pomal Gran Reserva 2014 – La Rioja

Es uno de los grandes representantes del clasicismo riojano: finura, elegancia y equilibrio están en su ADN. Nace de 120 hectáreas de increíble viñedo reunidas en una sola parcela, situada en Haro. En su ensamblaje, la uva tempranillo se complementa con un 10% de graciano y el lento envejecimiento en el silencio de la bodega redondean su crianza de 24 meses. Bodegas Bilbaínas se fundó en 1901… por lo que estamos ante una bodega y un vino emblemáticos. Es equilibrado y con un paso por boca aterciopelado.

Ochoa Reserva 2013 – Navarra

Esta es una de esas referencias en las que el tiempo manda. Todo comienza en el viñedo de Traibuenas de Bodegas Ochoa, con una selección de uvas (en cultivo ecológico) de Tempranillo, Merlot y Cabernet Sauvignon. Cuando el vino ya está fermentado y listo hay que esperar 14 meses para embotellarlo… pero es que una vez está embotellado toca aguantar, otra vez, durante mínimo 5 años. ¿El resultado? Sublime: es clásico, redondo y complejo.

Venta Del Puerto Nº18 2016 – Comunidad Valenciana

Venta del Puerto N°18 es el resultado del minucioso trabajo realizado en los mejores viñedos de Anecoop Bodegas. Estructura de Cabernet Sauvignon, equilibrio de Tempranillo, inspiración de Syrah y redondez de Merlot. La crianza de 18 meses en barrica nueva de roble francés y posterior afinamiento en botella acaban de redondear el resultado final: es el vino más personal de la bodega. En boca se presenta muy potente, enérgico, de gran recorrido.

Pazo Señorans Selección De Añada 2011 – Galicia

El blanco elaborado en la D.O. Rias Baixas por la bodega Pazo de Señorans es, posiblemente, uno de los mejores que se elaboran a partir de la variedad Albariño. La uva utilizada para su elaboración procede de viñas viejas de más de 45 años de edad plantadas en parra, de manera que la planta queda protegida de la humedad del suelo y con una gran superficie de hojas expuesta al sol. Posee un color amarillo pajizo, vivo y brillante… como su gran profusión de aromas terciarios de crianza y recuerdos minerales. Aviso a navegantes: deja una larga huella de principio a fin.

Juan Gil Etiqueta Plata 2018 – Murcia

Conocido antes con el nombre de Juan Gil 12 meses, este tinto de Denominación de Origen Jumilla (intenso a la vista, en boca y nariz) está elaborado con el 100% de uva Monastrell. Destaca tanto su dulzura como las notas especiadas y ahumadas que dejan un agradable final largo. Para los más curiosos: el viñedo de Juan Gil Bodegas Familiares está situado a 700 metros sobre el nivel del mar y en un suelo pobre en nutrientes, por ello, durante un tiempo, los consumidores no apreciaban todas sus cualidades.

Grimalt Caballero 2018 – Islas Baleares

El tinto por excelencia de 4 Kilos Vinícola, una bodega situada en Felanitx, Mallorca, está elaborado principalmente a partir de la variedad Callet (90%) complementada con la variedad Fogoneu (10%), ambas variedades autóctonas de la isla. La primera le otorga al vino carácter mineral y aromas a violetas (también a fósforo); mientras que la pequeña proporción de la segunda le da cuerpo y frescura. Por cierto, las uvas proceden de las fincas Viña Petita y Viña Ermassos, de viñedos viejos de entre 40 y 50 años.

Agala Altitud 1050 2019 – Islas Canarias

La minúscula bodega familiar Bentayga puede presumir de producir un vino puro, fresco y sin madera, ideal para conocer el carácter propio de la variedad listán. ¿Otras de sus propiedades? Conserva carácter de territorio, lleno de frutas rojas maduras, profundidad de tierra y un toque de violetas. Ojo, porque no es fácil de dar con él: solo se fabrican 2.500 botellas. Algo que, además, lo convierte en uno de los más exclusivos de Canarias.

#garagewine Brujidera 2019 – Castilla la Mancha

La variedad brujidera, también conocida como moravia dulce, es una uva ancestral aldeana de Quintanar de la Orden (Toledo). Y gracias a ella, los primos Jesús y Julián, al frente de la bodega Toledo & Ajenjo, elaboran con cuidado y precisión (y sin barrica, todo sea dicho) este vino. Un tinto fácil de beber, ligero, fresco y fluido, que prodiga energía y frescor.

Cien Montañas Carrasquín 2017 – Asturias

Adscrito a la D.O. Cangas y fruto de cepas de más de 60 años de vida, es el exponente perfecto de los buenos vinos que pueden encontrarse en Asturias. Un tinto diferente y auténtico que despliega toda la esencia de una tradición ancestral, así como el toque fresco y mineral aportado por los suelos pizarrosos de los que procede.

Yenda Albariño 2019 – Cantabria

Con el tiempo, el blanco Yenda Albariño, de la bodega Sel D’Aiz (Corvera de Toranzo), se ha hecho con muchos y merecidos premios (como el galardón a Mejor Vino Blanco de Cantabria 2019). Se trata de un blanco delicioso, limpio e intenso, que en nariz ofrece buena intensidad aromática (donde fruta y madera están bien conjuntadas) y en boca un final fresco y cremoso.

Alto Las Pizarras 2016 – Aragón

Adquiere su carácter, su mineralidad y su equilibrio de la caraterística filosofía de Bodegas y Viñedos del Jalón. En nariz, aroma a clavo, frutos negros y café tostado (incluidos recuerdos de cereza y fruta madura). En boca, equilibrado, con volumen y un final agradable. ¿What else?

Habla del silencio – Extremadura

El de Bodegas Habla ha sido elegido, y durante varios años consecutivos, como el mejor tinto de España por la Asociación Española de Periodistas y Escritores del Vino (AEPEV). Es carnoso y potente, con aromas balsámicos y reflejos minerales. Tiene una fuerte presencia de fruta madura y una boca persistente que lo convierte en una tentación difícil de rechazar… a un precio más que razonable. 

El Regajal 2018 – Madrid

Aunque a muchos les sorprenda, la Denominación de Origen Vinos de Madrid no para de crecer. Es más, el nivel de las bodegas y de las etiquetas que las integran mejora cada año. Como El Regajal: su primera añada fue la del 2001 y desde entonces se ha convertido en uno de los grandes vinos de la capital. Lo avalan los numerosos premios (y puntuaciones) que ha recibido en las más prestigiosas guías españolas y extranjeras. En nariz, carácter mediterráneo. En boca la entrada es grande, con volumen y finura. Sedoso, con buena acidez y equilibrio entre fruta y madera.

Deja un comentario