El rapero Jay-Z vendía el pasado 24 de febrero el 50% de su marca de champán al grupo LVMH, formado por Louis Vuitton y la destilería Moët Hennessy. Armand de Brignac era propiedad del cantante desde 2014, y ahora el grupo de marcas de lujo ha adquirido la mitad de sus acciones y el derecho de distribución.

Jay-Z es sinónimo de éxito, tanto en lo profesional como en lo personal. El marido de Beyoncé compró la marca de champán Armand de Brignac en 2014 y en 2019 alcanzó el medio millón de botellas vendidas, un notable crecimiento para la firma creada en 2006 por Cattier.

El producto gourmet del cantante ha pasado a formar parte de un catálogo de bebidas que están entre los 300 y los 7.000 euros la botella. A pesar de los buenos datos, el sector del champán ha sufrido un descenso en sus ventas del 17% debido a la crisis sanitaria, según la Federación francesa.

LVMH y Jay-Z han expresado su entusiasmo ante esta partnership. El consejero delegado de Möet Hennessy, Philippe Schaus, comentaba en el comunicado oficial de la destilería que estaban orgullosos de asociarse con Armand de Brignac. Por su parte, Jay-Z afirmaba que Moët y su solidez le darían a Armand de Brignac «el poder comercial que necesita para crecer aún más».

La marca del estadounidense anunciaba la asociación con una publicación en su Instagram oficial firmada por Shawn Jay-Z Carter. ¿Cuál será el próximo éxito del rapero? En Tapas estaremos atentos a sus próximos lanzamientos.

Deja un comentario

Cancelar la respuesta