Oferta gastronómica de El Bosque Sonoro.

Hace unos años, los festivales de música eran sinónimo de comida rápida y poco cuidada. Pero la historia está cambiando. La oferta gastronómica de este tipo de eventos se ha enriquezido y se apuesta cada vez más productos variados y de alta calidad. Un buen ejemplo de ello lo vemos en El Bosque Sonoro, un festival que acoge la localidad de Mozota (Zaragoza) y que este año celebrará su segunda edición entre el 1 y el 4 de julio.

El Bosque Sonoro es un festival peculiar. Nació con tres objetivos fundamentales: apoyar el desarrollo rural, luchar contra la despoblación y revitalizar la zona siendo un evento totalmente sostenible. Por ello, se apuesta también por ofrecer a los asistentes platos artesanales y típicos de otro tiempo. Platos que, además, se sirven en frío para evitar el alto consumo energético de las cocinas y foodtrucks. Todo el festival cuenta con la alianza de la compañía cervecera zaragozana Ambar, una colaboración con la que se quiere destacar el talento y el carácter sostenible y local de todo lo que rodea y acoge El Bosque Sonoro.

En el evento, por tanto, encontraremos una carta de alimentos que incluirá once elaboraciones de ocho pequeños productores procedentes de varios puntos de España, pero también de Portugal. Todos ellos se podrán degustar mientras se escucha la música de Iván Ferreiro, Novedades Carminha, Mediapunta, Iseo & Dodosound, Irregular Roots, La Habitación Roja, Viva Suecia, La Pegatina, Niños Mutantes y Samba de Praça. 

Desde Teruel llegará el lomo de azafrán con zanahoria y cebolletas encurtidas de la empresa Laurel y Tomillo. La Panadería Simón, de Zaragoza, se encargará del pan de masa madre. La conservera familiar El Juncal (Navarra) ofrecerá corazones de alcachofa con denominación de origen y yemas de espárrago con mostaza de habanero. La quesería artesanal Devas Gourmet (Toledo) llevará una crema de queso manchego con guindillas caramelizadas. Desde Cáceres llegará una morcilla de calabaza de la mano de Sierra de las Villuercas, una empresa familiar.

Completarán la oferta gastronómica las tarrinas de crema de calabaza y de berenjenas ecológicas de la conservera Tarro Verde (Cuenca), las patatas fritas artesanas de La Azucena (Madrid), y la caballa en aceite de oliva al curry con piri-piri de Good Boy (Conserveira do Sul), localizada en la ciudad lusa de Olhão.

Además de Cervezas Ámbar, en el festival se ofrecerá otra bebida de la tierra: el vino Las Paradas, del viticultor Gil Pegenaute, elaborado con garnachas en la localidad de Tabuenca, en la D.O. Campo de Borja.

Deja un comentario

Cancelar la respuesta