Ahora tiene repartidores de carne y hueso, a los cuales ni crea ni destruye (tampoco los transforma) pero parece ser que Domino’s no sólo sabe crear pizzas, sino que también da forma a robots para que sean ellos quienes hagan llegar la pizza a tu casa.

Se llama DRU (Domino’s Robotic Unit) y es el nuevo chico de la oficina. Su misión es entregar las pizzas a través de este vehículo autónomo en las mismas condiciones que cuando el repartidor toca al timbre 20 minutos después de haber encargado tu pizza.

Hasta diez pizzas y bebidas puede entregar este robot creado por Domino’s Australia, el primer país en dar forma a un sistema de entrega rápido, autónomo y automático para que las personas que “perdían” tiempo en viajar hasta tu domicilio se dediquen a otras tareas, como el trabajo en la mejora de tus pedidos.

DRU utiliza un sistema de GPS para encontrar el destino de cada destinatario, circulando, eso sí, por las aceras y los carriles bici, con sensores que les ayudará a esquivar obstáculos y pudiendo alcanzar una media de 20 kilómetros por hora.

Cuando DRU se asegure que la pizza está en las manos adecuadas y que estás conforme con el pedido y trato recibido, él volverá a la tienda Domino’s para recargar su batería y estar lista para entregar diez pedidos más.

Y aunque todavía no se está operando con este sistema futurista, DRU ya ha pasado todas las fases de pruebas y sólo queda el broche final: perfeccionar el sistema de entrega de pedidos, los cuales tendrán que realizarse introduciendo un código para evitar que manos ajenas se hagan con las pizzas que no les corresponden.

La compañía que ha dado vida a DRU, Marathon Targets, nos ilustra a través de este vídeo.