El queso te acompaña en tu camino hacia arriba mientras los bordes crujientes se quedan para el final en un camino circular en el que el centro es lo más codiciado. Triangulitos sabrosos con más felicidad por milímetro cuadrado que calorías (f*** the bikini!). Por todo esto y porque nuestro país también sabe hacerlas de miedo te recomendamos algunos lugares que visitar en un SÍ O SÍ si realmente eres un fanático pizzero, pizzista o pizzeño.

Para mojar pan: de pizza en pizza y tiro porque me toca


Kilómetros de pizza, en Avenida de Brasil 6, Madrid. Sus pizzas son ligeras y kilométricas como muy bien indica su nombre. La proporción deseada se cuenta en pasos literales y la Matador es su especialidad (mozzarella, rabo de toro estofado en su jugo y patata: muy madrileña).

Para mojar pan: de pizza en pizza y tiro porque me toca


Carlos Zamora inaugura El Italiano (Calderón de la Barca, 9, Santander), un restaurante-tienda muy italiana donde cuenta con productos de 35 productores artesanos de todo el país. Tomate de Calabria, parmiggiano reggiano o pasta seca comparten la carta con pizzas como La Giancarlo, de salami napolitano, peperoncino, tomate del Vesubio, mozzarella y pomodorini del Vesubio.

Para mojar pan: de pizza en pizza y tiro porque me toca


Vista del espacio de El Italiano en Santander.

Para mojar pan: de pizza en pizza y tiro porque me toca


Picsa, (Calle de Ponzano, 76). Parece que a Estanis Carenzo la pizza le gusta más si es de masa gruesa. Muy original y con una carta que finaliza en postres sudamericanos las pizzas del día son muy recomendables y el flan de dulce de leche… ¡menudo flan!

Para mojar pan: de pizza en pizza y tiro porque me toca


De entre las madrileñas míticas encontramos Vesuvio (Calle Hortaleza, 4) pasa desapercibida si no sabes que ahí se esconden unas de las pizzas más famosas de Madrid. En forma de pequeña trattoria y abierta hasta horas intempestivas la carbonara y la de pepperoni te está esperando en este concurrido lugar.

Para mojar pan: de pizza en pizza y tiro porque me toca


Emma y Julia, en Calle Cava Baja, 19. Para todos los gustos e intolerancias, la de Emma y Julia lleva mozzarella, espárragos, parmesano, huevo y trufa. Aunque la Bosco de mozzarella, setas del bosque, parmesano y espárragos nos tiene partido el corazón.

Para mojar pan: de pizza en pizza y tiro porque me toca


El corazón de Malasaña huele a Italia con Maravillas, Plaza Dos de Mayo, 9. Intenta a pasar por su puerta y no entrar. Es un reto que todos los malasañeros han tenido que probar. Calidad a buen precio con una clara favorita: champiñones.