¡Ay, el verano! Esa época del año en la que despertarse sin despertador y ponernos las botas sin contar las calorías (ni los gintonics). Pero todo tiene un principio y un final y a este agosto de 2021 le queda más bien poquito… Por eso es el momento de que te contemos cómo llevar a cabo una dieta detox y cómo recuperarse de los excesos del verano. Toma nota de estos sencillos consejos que te ayudarán a sentirte mejor y a coger fuerzas para la vuelta al curro (las vas a necesitar).

Desintoxícate

Los excesos de las comilones y el salir día sí y día también provocan una acumulación de residuos que hará que tu hígado e intestino se colapsen. Una fórmula para poner remedio a esto es tomar caldos de verdura o de huesos y gran variedad de verduras de hoja verde ricas en clorofila, hierbas aromáticas o las crucíferas. También es importante activar las vías de salida de toxinas y para eso bebe mucha agua, muévete o suda en reposo (en una sauna, por ejemplo). Y, por supuesto, despídete de unos cuantos placeres mundanos: todos los azúcares, el alcohol (venga, que tu puedes…), las carnes procesadas (fiambres, salchichas, hamburguesas), los lácteos (sobre todo la leche), los cereales refinados y sus procesados (panes, bollerías, galletas, masas) y cualquier alimento industrial.

Ayuna

Ya hemos hablado muchas veces de los tipos de ayunos y sus beneficios, pasadas las vacaciones, es una buena época para empezar a probarlo y no ingerir alimento alguno durante un periodo de un mínimo de 12 horas. El ayuno dará un respiro al sistema digestivo y de esa forma comenzará un proceso de limpieza favoreciendo la regeneración celular de todo tu cuerpo.

Añade un ‘extra’ de ayuda a tu intestino

Los excesos alteran el equilibrio bacteriano a nivel intestinal, refuerza la microbiota suplementándote con probióticos de calidad como los alimentos fermentados (yogur o kéfir casero, verduras encurtidas sin pasteurizar, kombucha) e incrementando la ingesta de fibras (cebolla, espárragos, legumbres o aguacate).

Mímate un poco

Descansa y evita esfuerzos, tómatelo con calma. Y aprovecha que continúa el buen tiempo para tomar algo de luz solar (aunque sin pasarte, ya sabes…). También te recomendamos que te ‘regales’ un buen masaje relajante o que pases un rato en una sauna o baño turco, que también pueden ayudarte mucho en el proceso.

Ten cuidado

Tienes que tener en cuenta que en ocasiones esta una dieta detox puede generar algunos síntomas como dolores de cabeza, aturdimiento, cansancio y aletargamiento. La verdad es que son perfectamente normales. Pero, si por alguna razón no te encuentras bien, corta el proceso inmediatamente.

Deja un comentario

Cancelar la respuesta