El último proyecto del barman argentino Diego Cabrera acaba de abrir sus puertas en el barrio de Las Salesas, Madrid. Esta vez en alianza con el cocinero vasco Diego Guerrero. El espacio se llama como DPICKLE ROOM y está ubicado en la planta inferior de DSPEAK, el segundo de los locales del chef Guerrero, muy cercano a su restaurante DSTAGE, que cuenta con dos estrellas Michelin. Se trata de una colaboración entre dos personalidades muy afines y creativas, y que comparten el gusto por el rock and roll, el tercer ingrediente estrella de DPICKLE junto a los cócteles y la gastronomía. 

El ambiente rockero que se ha conseguido en este espacio, ubicado en la calle Fernando VI, 6, es el mejor escenario para este ‘dueto de Diegos’. Decorado por el estudio de interiorismo MIL Studios (antiguo Madrid In Love), cuenta con una amplia barra, mesas altas con taburetes, una bancada con mesas bajas, y múltiples carátulas y pósteres de grupos musicales clásicos, como Red Hot Chili Peppers, Guns N’ Roses o Iggy Pop. Todo rodeado de luces bajas y buena música.

Además, en DPICKLE ROOM hay posibilidad de elegir y escuchar distintos vinilos míticos y antiguos, que se encuentran a la venta, ya que cuentan con la colaboración de la tienda de discos Marilians Records, con un córner dentro del espacio; y una selección de guitarras vintage a la venta, que ofrece la tienda de instrumentos de colección MAD Vintage & Rare Guitars.

Una carta de cócteles única

“Ambos nos profesamos una gran admiración personal y profesional, y decidimos lanzarnos a una colaboración que nos suma”, asegura Diego Cabrera. DPICKLE ROOM cuenta con una carta de cócteles especial, diferente a las de Salmon Guru y Viva Madrid, sus dos locales en Madrid, el primero, su buque insignia, situado en el número 24 de la lista The 50 Best Bars; y el segundo, su taberna, donde practica un estilo más tradicional. El resultado de ahora es un contraste de cócteles visualmente limpios, minimalistas, y de inspiración muy gastro, en una vajilla también elegida ad hoc para este espacio. 

Hay 12 nuevas creaciones exquisitas, todas ellas con mezclas de ingredientes y técnicas complejas. Destacan el Chifa, con base de pisco, inspirado en el famoso pato laqueado chino y sus especias, pero “sin pato y sin laquear”; el Salta Violeta, un cóctel gasificado a base de vodka, hecho con caramelo de violetas; el Banana Split, con base de ron; o el Mash-Room, de awamori con setas shiitake. Y para los que lo prefieran, se ofrecen también tres cócteles sin alcohol, como el Lily Spreger, con infusión de cardamomo, lima keffir y agua de lirio rojo.

Para Acompañar

La carta que propone Diego Guerrero, media docena de snacks, todo hecho en casa, está protagonizada por los encurtidos: pickles de melón con cecina de León, aceitunas y pepinillos Circus, calamares Dspeak a la romana, roll de pastrami casero y el roll de carabinero con jalapeño y menta. 

Deja un comentario

Cancelar la respuesta