La fiebre de la comida oriental está en pleno auge, y se podría decir que a la hora de pedir a domicilio, la oferta es casi infinita. Por ello no se puede negar que lo que Grupo Arzábal hace desde Kirikata tiene mucho mérito.

Desde hace tiempo estamos descubriendo que la calidad más exquisita no está reñida con el servicio delivery. Al contrario, desde la llegada del coronavirus han sido muchos los restaurantes que se han reinventado. Auténticos templos de la gastronomía, como Kirikata han ampliado su oferta con la opción de delivery y de take away.

La pureza de la técnica desde el nombre

No es casualidad que, precisamente Kirikata lleve la gastronomía japonesa por bandera. El término «kirikata» hace referencia a una de las técnicas tradicionales japonesas utilizada habitualmente para tratar el sashimi. Consiste en situar la cuchilla a 45 grados con respecto a la pieza a la hora de realizar el corte.

Nigiri de atún rojo con tartar de tomate

Grupo Arzábal ha traído la técnica Europa a través de profesionales en su equipo con experiencia en algunos de los mejores restaurantes japoneses de Madrid para ponerlo en práctica para disfrute de nuestros clientes.

Un mar de tradición y de vanguardia 

En la oferta delivery de Kirikata podemos encontrar, desde los platos más clásicos de la gastronomía japo (siempre con la mejor materia prima), hasta los platos más novedosos.

Desde los más deliciosos nigiris y sashimis, makis y uramakis, tartares y tatakis, pasando por arroces, ensaladas o postres.

Y si eres de los que va a tiro hecho y elegir se le hace difícil (y no es de extrañar, ya que la oferta es inmejorable), Kirikata propone dos opciones de menú: una por 35€ y otra por 95€.

El menú individual está compuesto por ensalada wakame y edamame, 3 piezas de sashimi, 2 piezas de nigiri y 2 cervezas Estrella Damm.

Por su parte, el menú Kirikata lo componen la ensalada gambas spicy salteadas, 6 piezas de sashimi, tartar de salmón, 8 piezas de uramaki atún maguro, 2 de nigiri salmón, spicy y lima, 2 de nigiri toro con tartar de tomate, 2 de nigiri corvina con aceite de cilantro y mojo verde, torrija de postre y una botella de Champagne Mumm.

Qué, ¿se puede o no se puede disfrutar de la cocina oriental más exquisita sin levantarse del sofá?

Deja un comentario