Podemos llamarlas croquetas árabes de garbanzos o por el nombre que les corresponde: falafel. En cualquier caso, es la forma que tenemos hoy en Tapas de hacer un guiño a la gastronomía internacional que, esta vez, nos pilla muy cerca de casa. ¿Te animas a prepararlas con nosotros? Ha sido un acierto elegir esta receta para soportar el peso del ecuador de la semana.

Puede que sigas pensando que las mejores croquetas son las que hace tu madre, no te vamos a quitar la razón, pero por probar esta receta originalmente de la India, pero popularmente asentada en Oriente Medio, no vas a traicionar a nadie y sí puedes llegar a tener en tu recetario otra comida preferida más.

Ingredientes:

  • 250g de garbanzos secos.
  • 1 diente de ajo.
  • 1 cebolla mediana.
  • ½ cucharadita de curry en polvo.
  • ½ cucharadita de comino.
  • 1 pizca de sal.
  • 1 pizca de perejil seco.
  • ½ cucharadita de levadura en polvo.
  • Harina o pan rallado para rebozar.
  • Aceite de oliva.

Preparación:

Ponemos en remojo los garbanzos durante ocho horas o bien los dejamos en agua desde la noche anterior.

Picamos la cebolla, el ajo y el perejil y pasamos los tres ingredientes por una batidora. En esa misma jarra de la batidora incorporamos los garbanzos escurridos, el curry, el comino, la sal y la levadura y trituramos hasta que todos los ingredientes queden bien ligados y desmenuzados.

Vertemos el contenido de la jarra en un recipiente, lo tapamos con papel transparente y lo metemos en la nevera durante, al menos, 30 minutos.

Sacamos de la nevera y hacemos bolas de las croquetas  con la masa; cuando las tengamos todas, las pasamos por harina o por pan rallado (el ingrediente que hayamos elegido para rebozar) y las freímos en abundante aceite.

Retiramos del fuego las croquetas , las dejamos escurrir en una servilleta y las servimos acompañadas de alguna salsa de ajo o yogurt.