Estamos acostumbrados a asistir a la fusión de distintas materias artísticas, y esta vez le toca el turno al arte y, al parecer, su mejor representante, la gastronomía. Eso sí, no de cualquier manera, sino servida en plato de porcelana, con el sello de una de las mejores firmas de vajillas y la minuciosidad de una artista de premio y reconocimiento, las tres premisas necesarias para que el tríptico de El Bosco, El Jardín de las Delicias, ahora sea una obra de arte a contemplar en tu plato, y sin perder un ápice de excelencia.

Cookplay, con la diseñadora Ana Roquero al volante, es la firma de platos de porcelana más innovadora del mercado y no se ha querido perder la oportunidad de rendir un homenajea a una de las obras de arte más importante de la historia: El Jardín de las Delicias de El Bosco, ahora que se expone una recopilación de las obras del artista en este museo de referencia.

Para ello ha plasmado rasgos significativos del tríptico en una vajilla de porcelana en una edición limitada de venta en la tienda del Museo del Prado (web y tienda) añadiéndose así a las colecciones que venden.

Con esta colección, la diseñadora Ana Roquero, ganadora del Red Dot Design Award 2014, se adentra en un proyecto de fusión del arte más clásico y enigmático de este museo y la gastronomía más vanguardista de diseño.

El diseño de estas cóncavas piezas de porcelana blanca contará con un fiel reflejo de los montes rocosos del cuadro perfilados en un discreto color azul que resalte la elegancia de la vajilla.