Si has tenido una sabrosa cena donde sientes que no puedes con un bocado más, un Gin tonic podría ser el cóctel perfecto para esta ocasión. Reconocido por ser una bebida refrescante y muy llamativa por sus burbujas y colores, el Gin tonic se ha convertido en un todo un ícono a nivel mundial. No por nada, España es el tercer país del mundo que más consume ginebra, por detrás de Filipinas y Estados Unidos. Poco se habla de que esta bebida nació como un remedio médico. En 1625, se buscaba un medicamento que mejorara la función renal y el etanol, parecía ser un buen diurético. Un científico alemán decide macerar bayas en alcohol y así comienza la historia de la ginebra. Hoy en día, este famoso cóctel tiene sus trucos para que quede como recién salido de la mejor barra coctelera de la ciudad.

El paso a paso by Gin MG

Lo primer que hay que hacer es añadir en un vaso entre cinco a seis hielos, luego se agitan hasta conseguir que el vaso este muy frío. Una vez conseguido, deshazte del agua sobrante. La clave de este cóctel es el equilibrio, por eso, agregarás entre 4 y 5 cl de Gin MG, ni más ni menos.

Sin complicaciones, Gin MG siempre apuesta por el sabor original, por lo que terminarás el cóctel con su tónica premium y un alegre twist de limón que dejamos a tu gusto. El truco está en agregar el agua tónica muy despacio para no romper las burbujas y luego disfrutar de ellas. La diferencia siempre está en los pequeños detalles. Una vez listo, se debe mezclar todo de arriba abajo. Y si ya no puedes esperar para probarlo, recuerda que todo lo bueno se hace esperar. El Gin tonic debe reposar un minuto para que todos sus sabores se terminen de mezclar. Y listo ya podrás presumir y disfrutar del mejor Gin tonic.

Deja un comentario

Cancelar la respuesta