El verano ha llevado a Nueva York (y a todo el mundo, en realidad…) el calor y con las altas temperaturas también se han multiplicado los helados, aunque no todos son tan revolucionarios como los que vende por unos días el colectivo de artistas «MSCHF», que en un puesto ambulante propone devorar a Elon Musk y a otros de los empresarios más ricos del mundo.

Para ser más exactos, en la calle Broadway, junto a la céntrica plaza de Columbus Circle, en Manhattan, un puesto de helados que funciona al más puro estilo tradicional de Estados Unidos vende paletas (esto es, helados de palo) con los rostros de Musk, el fundador de Amazon; Jeff Bezos, el de Facebook; Mark Zuckerberg, el creador de Microsoft; Bill Gates y, por último, el hombre que levantó Alibaba, Jack Ma.

«Cómete a los ricos»

“¡Cómete a los ricos!” es el lema de la campaña que se puede leer en la furgoneta, en la envoltura del helado y en la página web del colectivo. También es un dicho revolucionario tomado de la frase: “Cuando la gente no tenga más que comer, se comerá a los ricos”, atribuido al filósofo Jean Jacques Rousseau (1712-1778) y que se ha convertido en grito de guerra de varios movimientos sociales de las generaciones más jóvenes.

De hecho, en la página oficial del evento, más allá de este grito de guerra, no hay ningún manifiesto político ni texto explicativo. La página se limita a mostrar imágenes de los multimillonarios, cada uno con un mordisco en la cabeza, así como de los helados y el papel que los envuelve, en el que están dibujados logos que recuerdan las empresas de los magnates representados.

El cofundador del colectivo “MSCHF”, Daniel Greenberg, también se resiste a entrar en detalles y acepta responder a las preguntas solo a través de un correo electrónico en el que se muestra escueto y enigmático. Escribe a Efe que su iniciativa pretende simplemente destacar “el dicho relevante de comeos a los ricos” e insiste en que ése es el mensaje.

El helado de Elon Musk, el que más triunfa

El joven que atiende el puesto, asegura no conocer nada del proyecto, pero explica que por orden de preferencia los helados más vendidos, hasta el momento, han sido los de Musk, seguidos por los de Bezos, Zuckerberg, Gates y Ma. Asegura que ha vendido unas cinco cajas de 24 helados cada una del líder de la compañía de vehículos eléctricos de lujo Tesla, cuyo pelo sabe a chocolate, su cara a fresa y sus ojos color verde son chicles de menta.

«Elon Musk es el número uno, todo el mundo lo conoce» dice uno de los compradores que se ha acercado al puesto con un grupo de amigos para hincar el diente al empresario. «Bill Gates sabe a vainilla» dice otro de los paseantes que ha optado por probar el sabor del fundador de Microsoft. Tras saborear el helado de Musk, que según el envoltorio aporta 190 calorías, en el palo se puede leer «Elon Musk tiene un capital neto de 264.600 millones de dólares» y en el reverso, una vez más: «Cómete a los ricos».

Deja un comentario

Cancelar la respuesta