Golda Rosheuvel como Reina de Inglaterra en Bridgerton

Bridgerton es la serie del momento. Todo el mundo habla de esta creación de Shonda Rhimes disponible en Netflix. Desde el estreno el día de Navidad del primer capítulo ha enganchado a miles de seguidores y las redes sociales echan humo con los comentarios. En Tapas nos hemos fijado en la comida y la bebida de Bridgerton para ir abriendo boca hasta que llegue la segunda temporada. 

La serie londinense está plagada de eventos sociales. Bailes, recepciones, comidas, picnics o charlas a la hora del té. Entre vestidos y lujosas fiestas, los Bridgerton y el resto de la alta sociedad disfrutan de la gastronomía de la época de la Regencia.

Un picnic en el parque un día soleado (los pocos que permite el clima londinense) siempre es sinónimo de comida. En las carpas completamente equipadas con mesas, sillas y alfombras (la aristocracia no se sienta en el césped) hay todo tipo de manjares. Pollos asados, pasteles dulces y saldos, marisco y por supuesto pastas de té. Los Bridgerton eligen quesos y panes para su día al aire libre, mientras que los Featherington optan por unas deliciosas frutas.

La hora del té es el clásico británico por excelencia y la jet set de la época no se la saltaba nunca. En la serie, basada en los libros de Julia Quinn, hemos visto hasta a la Reina de Inglaterra tomar una taza de té en el trono (y a sus súbditos, también). Las familias nobles toman el té acompañado de pastas, scones y bizcochos con frutos rojos. De hecho, un pastel será el protagonista de una escena memorable entre Penélope Featherington y Marina Thompson.

Cuando la Reina recibe, el deber de un Bridgerton es acudir. Pero si puede aprovechar para degustar unas delicatessen reales, mejor que mejor. Violet Bridgerton, la madre de los ocho hermanos de la familia, no pudo resistirse a probar una de estas delicias antes de que llegara su majestad.

Sin duda, el evento por excelencia de la temporada son los bailes. Toda familia celebra al menos uno e invita a lo más destacado de la sociedad. Aunque en estas fiestas no hemos visto mucha comida, sí nos hemos dado cuenta de que los personajes siempre llevan una copa en la mano. El champán, la ginebra o el vino son algunas de sus bebidas favoritas (que se lo digan a lady Bridgerton). Sabemos que la sidra o la cerveza eran también muy típicas de la época. ¡A su salud, my lady!

Los caballeros también tienen el gusto de acudir a sus clubes y pasar la noche entre buena compañía y un buen vino. El Duque y Anthony Bridgerton son asiduos a estos establecimientos y a las copas de vino tinto mientras charlan. También hemos visto al Duque de Hastings tomar un bourbon doble con su amigo boxeador Will Mondrich.

Y aunque no les falte comida ni bebida, un capricho dulce como el de Eloise Bridgerton siempre es apetecible. A ella y a sus hermanos se les hacía la boca agua con la caja de bombones que Eloise no quería compartir. ¡Con razón!

Desde luego los Bridgerton tienen buen gusto para la comida y bebida. Nosotros después de este festín seguimos con hambre, pero por ver la segunda temporada. Si aún no te has enganchado a la serie te recomendamos que la veas con un cubo lleno de palomitas. Aunque quizá se te antoje champán.

Deja un comentario