En la Ribera del Duero, la uva tempranillo despliega sus mejores virtudes cuanto más se acerca a las estrellas: en los viñedos más elevados. Allí, en las noches frescas, al amparo de la bóveda celeste, las vides encuentran sosiego, recuperándose del agobiante calor diurno y concentrando los aromas y el sabor de sus uvas.

En el corazón de este paraíso vinícola se encuentra Pago del Cielo, en el mismísimo palco, coronando las llanuras más altas de la zona. Fompedraza, la localidad vecina del Campo de Peñafiel (Valladolid) donde se asienta Pago del Cielo, es un lugar excepcional. Se sitúa a casi 900 metros sobre el nivel del mar, donde las viñas y el cielo estrellado establecen una mágica conexión. 

La demostración

Todo lo anterior se materializa a la perfección en este Celeste Crianza 2017. Elaborado con la tradicional Tinta Fina (Tempranillo) y una maduración de doce meses en barricas de roble francés, es un vino que atesora la frescura, la emoción y la intensidad de una noche estrellada. Opulento y brillante como el cielo sobre los viñedos de la Ribera del Duero, es un tinto generoso en expresión frutal, con cuerpo voluminoso y firme estructura.

El entorno ideal

Aunque cualquier sitio es bueno para disfrutar de Celeste, no se nos ocurre ninguno mejor que un lugar tranquilo y alejado del mundanal ruido (y de sus luces), donde poder observar las estrellas mientras se toma una copa. Y no hay mejor sitio en Ribera del Duero para ello que los viñedos de Pago del Cielo. La gran altura a la que se encuentran, en la cota más alta de toda la D.O., y la lejanía de grandes ciudades los convierten en un escenario ideal para observar el firmamento.

Una gran familia

Celeste Crianza fue el primer vino de Pago del Cielo, que elabora también el blanco Celeste Verdejo en Rueda y los tintos Celeste Roble y Celeste Reserva, que ha recibido medalla de oro y 95 puntos en los Decanter World Wine Awards. La bodega aúna tradición y compromiso con el trabajo, la pasión y el conocimiento técnico de un equipo liderado por Juan Ramón García, vinculado a la empresa desde hace más de doce años.

Deja un comentario